Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Corea del Norte introduce mil barras de uranio en el reactor de Yongbion

Las acciones tomadas por Corea del Norte para reactivar un reactor nuclear en la central de Yongbion causan "seria preocupación" y suponen una aproximación al "abismo nuclear", aseguró ayer el director del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), Mohamed el Baradei. Sus declaraciones se produjeron poco después de que el OIEA revelase que el régimen de Pyongyang ha empezado a introducir unas mil barras de combustible (uranio) en ese complejo nuclear, situado a 80 kilómetros al norte de la capital norcoreana.

El Baradei aseguraba en su comunicado que "cargar la instalación de Yongbion es irrelevante para la capacidad norcoreana de producir electricidad". "Por el actual estado de su ciclo de combustible nuclear, Corea del Norte no tiene ninguna razón legítima y pacífica para el uso de plutonio", afirma el director del organismo de la ONU. En su opinión, "moverse en dirección del reinicio de sus instalaciones nucleares y de la producción de plutonio causa serias preocupaciones sobre la no proliferación y equivale a acercarse a un abismo nuclear".

Fines militares

Corea del Norte, aduciendo que el país necesita energía eléctrica para subsistir este invierno, ha comenzado a reactivar sus instalaciones nucleares, paradas desde 1994 por presiones de Estados Unidos, que temía que usara los centros con fines militares.

Según el organismo de la ONU, los técnicos norcoreanos comenzaron el trabajo preparatorio para reactivar el reactor de Yongbion sólo unos días después de retirar los precintos y desmantelar las cámaras de control que el OIEA tenía instalados en la central para vigilar que no funcionara. El Baradei anunció además que entregará próximamente un informe sobre los últimos acontecimientos en Corea del Norte al Consejo Directivo del OIEA, que se reunirá en la primera semana de enero para tratar la situación.

Por otra parte, senadores estadounidenses advirtieron ayer contra un eventual ataque estadounidense a Corea del Norte. El futuro presidente de la comisión de Asuntos Exteriores del Senado, el republicano Richard Lugar, declaró a la cadena NBC que Washington tendrá que recurrir al diálogo y no a la acción militar.

"Se desaconsejan" ataques militares, declaró antes de añadir que, en caso de ofensiva, "los norcoreanos se vengarán probablemente procediendo a un ataque contra Corea del Sur, que podría ser devastador para la región de Seúl". "Nuestra estrategia debe ser la del compromiso multilateral, es decir, con Corea del Sur, Japón, China, Rusia y otros países", defendió Lugar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de diciembre de 2002