Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El agua sigue contaminada en el pantano de El Rumblar

La empresa Aguas Jaén realizó ayer jueves unos nuevos análisis al agua del pantano de El Rumblar para comprobar si el aumento de la dosis de carbono activo ha conseguido eliminar los restos del plaguicida Terbutilazina, que es el motivo por el que desde el pasado viernes 84.000 vecinos de los ocho municipios que se abastecen de esta presa no pueden consumir agua potable. Las muestras, remitidas a un laboratorio homologado de Castellón, confirmaron que los niveles de contaminación en dos de los cuatro puntos de muestreo siguen por encima de los parámetros mínimos exigibles por Salud -0,1 microgramos- por lo que todavía no se puede levantar la prohibición de consumo de agua potable. Aguas Jaén se plantea ahora intensificar el tratamiento de choque con el carbono activo y se harán controles diarios hasta que Salud confirme que el agua puede consumirse.

La patronal agraria Asaja eludió ayer cualquier responsabilidad de los agricultores en la contaminación de esta agua. Su presidente en Jaén, Francisco Molina, admitió que estos plaguicidas están prohibidos desde el pasado 1 de enero, aunque cree que la concentración hallada en el pantano ha podido proceder de las escorrentías del producto de campañas anteriores provocadas por las últimas lluvias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de diciembre de 2002