Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Empresas alemanas vendían armas a Irak, según filtraciones del informe de Bagdad

Gracias a esta ayuda, Sadam Husein ha logrado que sus misiles Scud puedan alcanzar Israel

Alemania se encuentra en un buen aprieto diplomático. Más de 80 empresas alemanas han estado suministrando tecnología militar a Sadam Husein, algunas incluso el año pasado, según el informe que Irak ha presentado a la ONU y al que ha tenido acceso un periódico berlinés. Entre ellas se encuentran gigantes industriales como Siemens, Degussa, Hochtief, Interatom o H & H metalform. Gracias a esta ayuda, el dictador iraquí ha logrado, entre otros objetivos, duplicar el alcance de 400 de sus 819 misiles Scud para poder alcanzar a Israel. El 90% del material necesario para ello llevaba la marca made in Germany.

Se trata de la primera filtración de uno de los documentos más deseados por los periodistas en este momento. El corresponsal en Ginebra del diario Die Tageszeitung ha logrado partes del informe, que revelan que decenas de empresas, laboratorios de investigación y ciudadanos alemanes a título individual han colaborado desde mediados de los años setenta con los programas de armamento de Bagdad. En sí, ello no supondría una gran novedad, pues resulta ampliamente conocido que decenas de empresas extranjeras ayudaron a Sadam en el pasado. Pero el informe de Bagdad revela que las empresas alemanas han estado vendiendo material sensible hasta el año pasado, en clara violación del embargo impuesto por la ONU en 1990 tras la invasión de Kuwait, según la edición de hoy miércoles del periódico berlinés.

La noticia supone un revés diplomático para Gerhard Schröder. Las relaciones entre el canciller alemán y la Administración de George W. Bush ya atraviesan un mal momento. Berlín se ha negado a ayudar militarmente a Washington en caso de un ataque contra Irak. Varios miembros de la Administración estadounidense, desde el secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, al propio Bush han dejado patente en diversas ocasiones su enfado por esta decisión, lo que ha llevado a escenas de frialdad y tensión entre ambos gobiernos. La última, durante la cumbre de la OTAN en Praga. Ahora, el informe de Irak deja claro que Alemania, durante años, ha sido su mayor suministrador de armas. En total, más de la mitad de las empresas citadas en el texto son alemanas.

La noticia estalló anoche demasiado tarde para que el Gobierno o las empresas citadas reaccionasen. El ministro de Exteriores, Joschka Fischer, se limitó a declarar que no conocía el informe y que, por tanto, no podía expresar la posición oficial. Las empresas en cuestión guardaron silencio. Alemania recibirá el jueves una copia reducida (3.000 páginas) del informe, que en total consta de 12.000 páginas. Sólo los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (EE UU, Rusia, Reino Unido, Francia y China) tendrán acceso al informe completo, que contiene una descripción exacta del programa de Sadam para lograr armas nucleares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de diciembre de 2002