Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Una nueva marea negra acecha la costa | CATÁSTROFE ECOLÓGICA EN GALICIA

El chapapote ensucia 90 playas de Asturias y de Cantabria

Más de 40 playas de Asturias y unas 50 de Cantabria quedaron ayer manchadas por fragmentos del fuel vertido por el Prestige. El combustible también ha llegado al País Vasco.Los servicios de limpieza organizados por el Gobierno de Euskadi han recogido ya 25 toneladas de chapapote depositado por el mar en playas de Vizcaya. El viento del Norte ha contribuido a empujar la marea negra hacia la costa.

En Asturias, el litoral más dañado es el oriental, en las cercanías de Cantabria. En Llanes, por ejemplo, aparecieron manchas en 24 de sus 30 playas. Según la Coordinadora para el Estudio y la Protección de las Especies Marinas, entre el 30% y el 40% de la costa asturiana está afectada por la marea negra. En Santander, cientos de fragmentos de fuel, de unos 30 centímetros de diámetro, mancharon las dos playas de El Sardinero. Unas 100 personas trabajaron durante varias horas para recoger el vertido y depositarlo en contenedores. Las playas cántabras más castigadas son las situadas entre Liencres y Langre. Un marisquero profesional entrevistado por la Cadena SER expresó su temor a que resulte contaminada la riqueza percebera de los acantilados de Suances y próximos a las playas de Ubiarco y de Oreña.

En Vizcaya, el fuel del Prestige ha afectado a las playas situadas al oeste del cabo Matxitxako, entre Muzkiz y los acantilados de Bermeo, en donde ya se han recogido 25 toneladas de chapapote. El Gobierno vasco ha desplegado dos barcos de inspección y dos helicópteros para controlar los movimientos de la marea negra.

El combustible también ha llegado a la costa lucense.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de diciembre de 2002