Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Cruce de acusaciones entre Ejecutivo y oposición | CATÁSTROFE ECOLÓGICA EN GALICIA

Aznar evita reunirse con Zapatero por su "demagogia, deslealtad y falta de compromiso"

El líder del PSOE "sigue esperando" y achaca el plantón del presidente a su "mal estilo"

No hubo reunión ayer entre el presidente del Gobierno, José María Aznar, y el líder del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero. El jefe del Ejecutivo consideró que no había motivos para celebrar tal encuentro toda vez que en su misiva de anteayer precisó que intercambiarían opiniones si se producía "alguna novedad". Las explicaciones del día anterior del vicepresidente primero, Mariano Rajoy, fueron suficientes, según Aznar. Además, las novedades tienen que ver con la mejora del clima y "lo positivo" no cree que interese a Zapatero, dada su "deslealtad" y "falta de compromiso" con Galicia.

La celebración en el Congreso del 24º aniversario de la Constitución era el marco en el que Zapatero esperaba que el presidente del Gobierno se reuniera con él para hablar sobre la catástrofe ecológica ocasionada por el Prestige. Se apoyaba en la última frase de la carta que le remitió Aznar: "Tendremos oportunidad, ante novedades de relieve, de intercambiar opiniones sobre este problema que exige de todos mucha responsabilidad y mucho esfuerzo real y concreto".

El líder del PSOE fue el último de los invitados de la presidenta del Congreso, Luisa Fernanda Rudi y del presidente del Senado, Juan José Lucas, en abandonar la Cámara baja. Aguardó durante dos horas a que le llegara una señal de algún emisario para mantener una entrevista en alguna dependencia discreta del Congreso.

"Me he enterado por los medios de comunicación de que el presidente no quiere esa entrevista. Yo sigo esperando". Ésta fue la respuesta de Zapatero en torno a las dos de la tarde, cuando el presidente del Gobierno ya había abandonado el palacio de las Cortes. Durante ese tiempo hubo muy pocos metros de distancia entre uno y otro, pero Aznar evitó saludarle.

En medios oficiales se aseguró que en la carta de respuesta a otra de Zapatero de hace un par de días el jefe del Gobierno señaló que no tendría inconveniente en intercambiar puntos de vista si es que se producían "novedades". Pero las novedades ya las había expuesto el día anterior Mariano Rajoy.

"La novedad está hoy en que el viento, por ahora, está a favor, pero como es positiva dudo que sea del interés del señor Zapatero después de su demostrada falta de solidaridad, falta de compromiso y ejercicio de demagogia de su partido", dijo Aznar, que añadió: "Tras la exhaustiva información que ayer le trasladó el vicepresidente del Gobierno, supongo que ya tendrá todas sus dudas despejadas".

Estas consideraciones las realizó ante los medios de comunicación, a una decena de metros de donde se encontraba Zapatero. Al conocer que no iba a producirse reunión alguna, el líder socialista señaló: "Sigo esperando a hablar con el presidente". Al pedirle que diera su opinión sobre el plantón, añadió: "Sería bueno que hubiera, ante esta desgracia, un clima de cooperación pensando en los miles de personas que están sufriendo y están trabajando (...) Interpreto que no quiera reunirse conmigo como una manifestación de su estilo, de su mal estilo de actuar", interpretó Zapatero.

El líder socialista se quedó con las ganas de decir al presidente del Gobierno que, de inmediato, debe poner a actuar en Galicia "el Ejército y la Guardia Civil" y que debe tener preparados todos los mecanismos por si la marea negra llega a Asturias, Cantabria y el País Vasco.

Aznar, por su parte, señalaba que si ante una catástrofe se responsabiliza al Gobierno, "se comete un error y una deslealtad irresponsable". También reprochó al PSOE no haber mostrado "solidaridad".

Zapatero explicaba así su punto de vista: "Es el momento de poner todos los recursos del Estado en Galicia. Quiero ver Galicia llena de banderas de España", pidió metafóricamente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de diciembre de 2002