Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:FÉLIX GOÑI | Premio Euskadi de Investigación 2002

"Lo que necesitan los científicos del País Vasco es que haya más científicos"

El premio Euskadi de Investigación ha dibujado en el rostro de Félix Goñi (San Sebastián, 1951) una indisimulada satisfacción. El papel de este catedrático de Bioquímica y director de la recién estrenada Unidad de Biofísica (centro mixto de la UPV y el CSIC) en pro de un trabajo científico de calidad en el País Vasco ha sido, y es, muy relevante. Enfrascado aún en la consecución de esa meta, Goñi aboga por la continuidad de la política científica actual y subraya la necesidad de contar, no sólo con más medios, sino, sobre todo, con más personas.

Pregunta. ¿Sirven de algo los premios a un investigador?

Respuesta. Sí. Yo suelo decir que la investigación es una droga dura. Pero hay que reconocer que, como todas las drogas, produce una habituación y, entonces, te va haciendo menos efecto. En esta, y en todas las universidades del mundo, lo que más tienen en común los investigadores de cincuenta y tantos años es que están quemados. Sí, estamos quemados por la sencilla razón de que en la universidad, en la práctica, se nos exige como mucho dar ocho horas semanales de clase. Y la verdad es que hay mucha gente que las da y ya está. Por eso, cuando estás aquí 12 horas al día porque tienes hijos (antes eran 14) y resulta que el vecino da 8 horas a la semana, está todos los días para comer en casa y no viene por la tarde, al final hasta tus hijos se ríen de ti. Entonces se produce esa comezón. Por eso, los premios son un reconocimiento público que a uno le anima.

"Hay mucha gente que da sus ocho horas semanales de clase en la universidad y ya está"

"España lleva 300 años de retraso en ciencia respecto a otros países y el País Vasco 400"

P. Aparte de galardones, ¿qué es lo que necesitan los científicos del País Vasco?

R. Necesitan más recursos, es una obviedad. Pero lo que más necesitamos los científicos del País Vasco es que haya más científicos.

P. ¿La investigación vasca tiene calidad?

R. En cierto modo, la calidad nace de la cantidad. Si uno piensa que hace 20 años había prácticamente cero de investigación en el País Vasco... España lleva 300 años de retraso respecto a Alemania, Francia o Inglaterra, y el País Vasco lleva 400. Claro, en los últimos 20 años ha habido una explosión. Ahora estamos en el segundo tramo de universidades españolas, después de los grandes monstruos de Madrid y Barcelona. Pero nuestro puesto, sinceramente, tiene que estar entre las grandes. Para eso, más que más dinero, necesitamos mantener los recursos, que los científicos tengan la tranquilidad de que no sólo tienen para comer hoy sino que van a tener para comer mañana. La política científica vasca es hoy la misma que hace 20 años. Si lográramos que se mantuviera otros 20 años, estoy seguro de que éste sería un lugar donde se puede hacer ciencia como en Alemania.

P. ¿La asunción de las competencias en investigación, como reclama el Gobierno vasco, supondría una mejora?

R. Nos saldría más barato a los ciudadanos. Ahora sucede que estamos contribuyendo a la financiación de la investigación en el Estado español y, quitando alguna isla como ésta, no revierte. Y el Gobierno vasco paga su cuota de ciencia al Gobierno central, pero además tiene su propia política científica, que tampoco se crea que es por filantropía: ven que sin ciencia no hay nada.

P. ¿No ocurre lo mismo en otras autonomías?

R. No como en el País Vasco. Desde que empieza la autonomía, con el grandísimo científico que es Pedro Etxenike como consejero de Educación, se tiene una política científica propia con recursos propios.

P. ¿La comunidad científica vasca está a la sombra de Etxenike?

R. Mire, los científicos vascos se dividen en tres grupos en función de su calidad. En el primero está Etxenike, en el segundo no hay nadie y en el tercero están los demás.

P. ¿Se pueden poner las bases para que surjan más etxenikes?

R. Sí, seguir como hasta ahora 20 años más. Y dentro de 20 años vamos a tener razonablemente tres o cuatro etxenikes. La situación está mejorando y no sólo cuantitativamente.

P. ¿En la empresa privada del País Vasco se investiga?

R. Sí, pero es otro tipo de investigación. Ellos se dan cuenta de que necesitan investigación para sobrevivir. Pero ésta es muy distinta a la que hace la universidad, que es la básica, que sólo lo pueden hacer los organismos públicos porque sólo ellos disponen del dineral que cuesta.

P. ¿La investigación vasca depende demasiado del dinero público?

R. La investigación básica tiene que depender del dinero público. Lo que los empresarios norteamericanos decían hace cinco años al Gobierno federal, y la semana pasada he oído a empresarios vascos es pedir: "por favor, ustedes financien la investigación básica. De la aplicada nos encargamos nosotros". Es lógico.

P. Gente preparada y escasos medios, ¿puede ser esta la descripción de la investigación en la universidad?

R. Cuánto me gustaría decir que esto es así. Pero la situación real del País Vasco es que todavía hay muy poca gente preparada. Necesitaríamos mucha más para la formación de líderes de grupo. El factor limitante no son los recursos, son los líderes de investigación. Tenemos pocos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de diciembre de 2002