_
_
_
_

Dos fosas comunes en Castellolí albergan los cuerpos de 18 soldados

Dos fosas en Castellolí (Anoia) contienen los cuerpos de 18 soldados republicanos que murieron a manos de las tropas franquistas; los unos tras una ejecución, y los otros en un bombardeo en enero del 1939. Después de 63 años, Pere Guixà y Rosa Jorba, que viven en la población, han explicado dónde se encuentran las fosas. Se desconece la identidad de los enterrados y no se sabe que nadie les haya reclamado. Si no media la petición de al menos un familiar no se exhumarán los cuerpos. Estos soldados forman parte de los 30.000 fallecidos cuyos cuerpos yacen en lugares desconocidos, según la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica que impulsa una campaña para identificar a las víctimas.

Cuando el Ejército republicano retrocedía, al tiempo intentaba evitar el avance de los nacionales hacia Barcelona, pero la resistencia era ya muy débil, señala Guixà, que oyó contar la historia a su abuelo, testimonio directo de la construcción de una de las fosas. Guixà explica que ocho soldados republicanos se rindieron tras el bombardeo de los aviones franquistas el 22 de enero. Pero el caer en manos de los nacionales no les suposo mayor suerte que a sus compañeros que fallecieron en las trincheras tras el ataque aéreo. Aquella noche fueron ajusticiados de un tiro en la cabeza.

Esta fosa se encuentra en el bosque de la montaña de la Febre Morta. La otra fosa, revelada por Rosa Jorba, de 80 años, que sobrevivió de forma casi milagrosa al bombardeo, puede contener los cadáveres de 10 soldados y está situada en la carretera de acceso a Montserrat.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_