Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL NAUFRAGIO DEL PETROLERO 'PRESTIGE'

El fuel es uno de los derivados petrolíferos menos biodegradables

De todos los derivados del petróleo, el fuel, combustible que transporta el buque tanque Prestige, es el menos biodegradable, apenas tiene capacidad para disolverse. Lo mejor que podría ocurrir con las 3.000 toneladas que ha vertido al Atlántico a 28 millas de la costa formando una mancha de 200 metros de ancho y 37 kilómetros de longitud es recuperarlas. Pero dadas las condiciones meteorológicas y la fuerza de los vientos se presume imposible, según un experto ambiental de una petrolera española.

El fuel es uno de los derivados más densos del petróleo. Es viscoso y posee pocos componentes volátiles de manera que es difícil su eliminación por evaporación. En la mayoría de los derrames de fuel, el combustible acaba depositándose en el fondo del mar. En el caso del Prestige el experto mencionado aventura que, dadas las bajas temperaturas del agua en alta mar, se sedimentará con facilidad con la ayuda de restos flotantes a los que se agarra. Una vez en el fondo acaba destruyéndose lentamente mediante procesos físicos y la propia agitación del subsuelo marino.

Si esto no ocurre, si la mancha de fuel amenaza con aproximarse a las costas, el experto advierte de que es fundamental actuar en tres líneas: contener la mancha mediante barreras flotantes, recuperar el producto y descontaminar las zonas afectadas.

Barreras flotantes

Todo depende del oleaje y el rolar del viento. Si la mancha se dirige en paralelo hacia la costa deben adoptarse medidas de protección, señala el experto. Procede identificar las zonas sensibles, tanto económicas como medioambientales; los cultivos acuícolas, los bancos de pesca, las zonas de marisqueo, las playas. Una vez identificadas se hace lo posible por protegerlas mediante barreras flotantes al tiempo que se intenta orientar la mancha del crudo hacia lugares donde se pueda acumular y recuperar. La operación, en cualquier caso, es muy complicada siempre que no haya oleaje. Cuando lo hay resulta imposible.

Con la agitación, el fuel se emulsiona y genera bolas pringosas de alquitrán batido como el mus de chocolate.

Los datos disponibles del vertido no permiten evaluar todavía los daños causados, según el experto. Habrá que esperar a que el temporal amaine. Con todo, estima que las mareas negras siempre resultan muy espectaculares, aunque no hay que olvidar que los hidrocarburos del petróleo son de origen natural y tarde o temprano acaban biodegradándose.

Desde Berlín, la división alemana del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) ha reclamado la creación de una guardia de costas europea dotada con remolcadores capaces de actuar con rapidez. 'Las tripulaciones mal pagadas y embarcaciones viejas en mal estado son una y otra vez causas de catástrofes de vertidos' afirma Hans-Ulrich Roesner experto en protección marina de WWF.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de noviembre de 2002