Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:NECROLÓGICAS

Indio Juan, poeta y cantor

Indio Juan, poeta, rapsoda, cantor argentino, pero ante todo, ser humano de una pieza, falleció en Madrid el miércoles a los 68 años.

Se afinca en España en 1974, donde se da a conocer junto a Manuel Picón y Olga Manzano con las obras de Pablo Neruda Fulgor y muerte de Joaquín Murieta y Los libertadores. En 1978 y 1979 narra los relatos de la Cantata de Santa María de Iquique con el grupo chileno Quilapayún. Da conciertos en Europa y Marruecos y recorre toda España con sus propios recitales. En 1987 recibe una mención especial por su labor en defensa de los derechos humanos, otorgada por la Asociación Pro Derechos Humanos de España. Graba discos: Los que habitamos el Sur, Los Libertadores, Instantes y olas y Sobre la rueca del tiempo. Publica libros: Estos días que duelen, Los que habitamos el Sur, Cuadernos de medianoche, Romancero de Fray de Hytlodeo y Las frases del metro. La recaudación de este último la destina a ayudar a los trabajadores de Sintel acampados en el paseo de la Castellana de Madrid. Ésta fue, antes de enfermar, la última batalla de una persona que ha representado en su grado máximo las virtudes de un hombre de la cultura comprometido con su tiempo y con sus gentes, con las causas y los valores en peligro de extinción en este mundo difícil de pensamiento único y vacío. Un hombre que luchó alzando la voz y la palabra. Un auténtico 'bracero' de la solidaridad. Siempre disponible para colaborar desinteresadamente. Con humildad, sencillez y discreción.

Hace cinco meses, por iniciativa del Ateneo Cultural 1º de Mayo de CC OO de Madrid, se le rindió un impresionante homenaje bajo el lema Es de agradecer, al que se sumaron cien personalidades del mundo de la cultura y decenas de ONG, organizaciones sociales, sindicales y políticas. Entonces, uno de sus amigos le escribió: 'Eres un ejemplo viviente. Un ejemplo de amor a la vida, a la buena vida y a las buenas gentes. Un ejemplo de amor apasionado. Y un ejemplo de pasión sin ceguera. De amor con lucidez, de estar de la parte pero no confundido. Unido pero independiente. Individual volcado hacia todos. Todos nos hemos enterado de cómo amas. Ahora te vas a enterar tú de cómo te queremos'. Y bien que se enteró. Y siguió recibiendo día a día el cariño de sus amigos. Indio Juan, gracias por haber venido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de noviembre de 2002