Una potencia comercial en el Mediterráneo

Las comunidades autónomas que configuran la antigua Corona de Aragón -Cataluña, la Comunidad Valenciana, Aragón y las Baleares- constituyen toda una potencia comercial en el Mediterráneo y albergan el principal eje comercial de España, pues generan el 48% de las exportaciones y el 42% de las importaciones que se producen en el territorio español. Así lo afirma el estudio promovido los parlamentos de estas cuatro autonomías realizado conjuntamente por las cajas de ahorros más importantes de los cuatro territorios.

El informe revela la importancia de la economía de las cuatro comunidades en el conjunto del Estado. Así, el director del estudio, el catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Autónoma de Barcelona Josep Oliver, defendió que el desarrollo económico de estas autonomías es 'crucial' y 'determinante' para el resto del país. Así lo dijo cuando el pasado 16 de septiembre presentó el informe junto con los presidentes de los parlamentos catalán, Joan Rigol; aragonés, José María Mur, y balear, Maximilià Morales. Una cita a la que faltó la presidenta de las Cortes Valencianas, Marcela Miró.

Más información

El informe, que analiza las relaciones económicas de estas cuatro autonomías entre sí y con el resto de España entre los años 1995 y 1998, destaca que esta macrorregión representa el 33,7% del PIB español y le augura una aportación todavía superior, dado que en el año 2000 estas autonomías crecieron en conjunto el 4,3%, dos décimas por encima de la media española. Sin embargo, la única autonomía que aumentó su PIB con respecto al total español desde 1995 a 2000 fue la Comunidad Valenciana (9,7%), mientras que descendió en Aragón (3,1%) y en Cataluña (18,7%). La aportación de las Baleares se mantuvo estable en el 2,3%.

La industria, el comercio, la agricultura y el turismo son los sectores económicos más importantes en estas cuatro comunidades, aunque con algunas diferencias en lo que se refiere al peso de cada uno de ellos en los respectivos sistemas productivos.

Pero es el turismo el que en mayor medida explica el gran dinamismo de esta macrorregión. Las cuatro comunidades atrajeron en el año 2001 más de la mitad de los turistas que visitaron España. Sólo Cataluña y las Baleares recibieron el 41% del total español. El impulso del sector turístico ha contribuido, además, a mejorar las cifras de población ocupada y ha impulsado el desarrollo de otras actividades económicas. No en vano, el sector turístico requiere una serie de infraestructuras de transporte y comunicación, de energía, de alojamiento y de suministros de todo tipo, que generan una importante actividad económica en toda la zona. Así, según pone de relieve el estudio, el sector turístico contribuye a dinamizar otros sectores productivos, tanto públicos como privados, en las comunidades que integraron la antigua Corona de Aragón.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 02 de noviembre de 2002.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50