Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA SITUACIÓN EN EL PAÍS VASCO

Rajoy ofrece diálogo a Balza sobre la contratación de 200 ertzainas

El vicepresidente vaticina un claro fracaso a la ronda de Ibarretxe

El vicepresidente primero del Gobierno, Mariano Rajoy, hizo pública ayer la voluntad del Ejecutivo de debatir en la Comisión Mixta de Cupo y en la Junta de Seguridad, los 'foros establecidos legalmente', la demanda del Gobierno vasco de aumentar en 200 agentes la plantilla de la Ertzaintza, que tiene ahora 7.368 efectivos. Rajoy dio por fracasada la ronda del lehendakari Juan José Ibarretxe para presentar su plan soberanista.

La petición del consejero vasco de Interior, Javier Balza, de ampliar la plantilla de la policía vasca, repetida desde hace un año por el Gobierno de Euskadi, fue el jueves nuevamente objeto de discrepancia en la reunión que mantuvo con el ministro del Interior, Ángel Acebes. Con un afán conciliador, el vicepresidente primero señaló tras el Consejo de Ministros: 'Nunca nos hemos negado a hacer reuniones ni a hablar sobre nada, y no nos vamos a negar en el futuro'.

Rajoy puso el acento en los aspectos positivos de esa reunión. Cuestionó, en primer lugar, que el Gobierno vasco 'vaya a decidir unilateralmente aumentar la plantilla en 200 ertzainas', porque 'si lo tuvieran claro no le hubiera hecho falta que le pidieran al Gobierno (central) nada ni le dieran explicaciones'. Ibarretxe, en la presentación de su plan soberanista hace quince días, apuntó que su Gobierno podría ampliar unilateralmente la plantilla y deducir su importe del Cupo o cantidad que paga el Ejecutivo vasco al Estado por los traspasos no asumidos.

También valoró el acuerdo entre Acebes y Balza para proteger las sedes y actos públicos del PSOE y del PP, señalados por ETA como objetivo. El Gobierno vasco se encargará de la vigilancia en el territorio de la comunidad vasca, y el Ejecutivo central en el resto de España. 'Es un acuerdo bastante equitativo y se ajusta mejor a la ley y al cumplimiento del Estatuto'.

Asimismo, vaticinó un fracaso de la ronda de consultas de Ibarretxe sobre su plan soberanista con sectores representativos de la sociedad vasca -sindicatos, rectores de universidad...-, tras su rechazo por la la patronal vasca, Confebask. 'Tiene un gran valor político', dijo de la posición de Confebask, porque 'procede de una asociación representativa de quienes con su esfuerzo generan riqueza, y saben que con la propuesta [de Ibarretxe] se genera tensión e inestabilidad'. Rajoy vaticinó que 'al final Ibarretxe se dará cuenta de que su propuesta sólo dispone de los apoyos con los que ya contaba, como el PNV, Eusko Alkartasuna, el sindicato ELA y alguna asociación afín'.

A su vez, PP y PSOE firmaron ayer en el Congreso el proyecto de ley de protección de los concejales que inicia su tramitación parlamentaria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de octubre de 2002