ELECCIONES EN BRASIL

Lula busca alianzas con sus rivales para ganar en la segunda vuelta en Brasil

El candidato del Partido de los Trabajadores convoca a la oposición para vencer el 27 de octubre

Tranquilo y confiado, Luiz Inácio, Lula, da Silva, ganador de la primera vuelta de las elecciones brasileñas, anunció ayer que ya ha comenzado la campaña para el segundo turno, en la que irá en busca de los votos de todos aquellos que dieron su respaldo a los candidatos de la oposición.

'Vamos a hacer todo lo posible para que el 76% de brasileños que votaron por mí, Anthony Garotinho y Ciro Gomes estén juntos. El país votó por el cambio', dijo el candidato del Partido de los Trabajadores (PT) en su primera comparecencia pública tras las elecciones del domingo.

Más información
Serra quiere el respaldo de Cardoso en la segunda vuelta
Tres semanas para Lula
La economía mundial, pendiente de Brasil
Brasil, un país rico lleno de pobres
Lula y Serra cierran la campaña electoral con un debate televisado
Reportaje:: Brasil: la calma antes de la tempestad
Radiografía:: Huracán económico en Brasil
Claves:: El país que heredará el futuro presidente

Sin perder tiempo, el equipo de campaña de Lula empezará hoy una intensa ronda de reuniones con los dirigentes de otros partidos para lograr acuerdos o apoyos que garanticen la victoria frente al candidato oficialista, José Serra, en la segunda vuelta del próximo 27 de octubre.

Lula ha ganado claramente la primera vuelta con el 46,4% de los votos y obtiene exactamente el doble de sufragios que su adversario Serra (23,2%). Garotinho queda en tercer lugar, con el 17,8%, y Ciro Gomes, con el 11,9%. Arropado por la plana mayor de su partido, Lula compareció en una multitudinaria conferencia de prensa en la que se comportó como el candidato victorioso que es y no como el político que desapareció de escena la noche electoral, tras confirmarse que habrá segunda vuelta al no conseguir ningún candidato la mayoría absoluta.

'Hemos tenido la mejor cosecha de todos los tiempos, la victoria más extraordinaria que un partido de izquierda consigue en América Latina', fue su presentación. Lula interpretó el resultado de las elecciones como el rechazo 'al modelo económico vigente, basado en la dependencia, y a favor de un nuevo modelo de desarrollo'. Y describió 'los grandes cambios' que ha protagonizado el PT en esta campaña. El primero fue la reunión celebrada en el Estado de Pernambuco, en la que se definió la política de alianzas del partido para la campaña. El segundo, la contratación del publicista Duda Mendonça como responsable de la campaña electoral en televisión. 'Fuimos criticados por ello', recordó, 'cómo si Ronaldinho no pudiera fichar por el Real Madrid'. El tercer 'gran cambio', según Lula, fue el acuerdo con José Alencar, empresario textil y líder del Partido Liberal, para acompañarle como candidato a vicepresidente. Por último, destacó que por primera vez el PT 'ha ido a una campaña totalmente unido de cuerpo y alma'.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Hubo en toda su intervención una sola referencia al imperativo de acudir a una segunda vuelta, que ha provocado la decepción mayúscula en sus seguidores: 'Trabajé para ganar en la primera vuelta. No ha sido posible. Paciencia. Lo conseguiremos el 27, que es el día de mi otro cumpleaños '.

Felicitaciones

Lo demás fueron elogios y felicitaciones a sus compañeros de partido y a los candidatos que han obtenido buenos resultados. 'Mi equipo es mejor que la selección brasileña. Todos estamos impecablemente bien', subrayó.

La ironía abundó en varias de sus alusiones. Por ejemplo, cuando se refirió al nerviosismo de los mercados, que ayer nuevamente despertaron inquietos con un dólar que subió en torno al 60% en su cotización con el real. 'Pensaba que para no prolongar este nerviosismo era mejor zanjar estas elecciones en la primera vuelta. Pero resulta que el pueblo no está tan preocupado por la situación económica como los mercados y decidió que hubiera un segundo turno'. En este punto aprovechó para dirigir un mensaje directo al presidente Fernando Henrique Cardoso, valedor del candidato oficialista Serra, a quien pidió implícitamente que actúe como estadista y se mantenga al margen de la campaña: 'Espero que se comporte con responsabilidad para calmar al mercado y podamos tener unas elecciones en paz'.

Se negó a dar un solo nombre de un eventual equipo de gobierno, especialmente en el área económica, como vienen reclamando desde distintos medios periodísticos y financieros -'primero quiero ganar', señaló-, pero sí dejó clara una cosa: 'El equipo económico no será como un Dios todopoderoso. Tendremos un Ministerio Social y un Ministerio de Planificación muy fuertes. No podemos depender exclusivamente del ministro de Economía'.

Habrá debates electorales con José Serra, pero tal vez menos de los que desea su adversario y la cadena de televisión que los organiza, según insinuó Lula. 'Sólo tenemos 21 días y para nosotros es tan importante un debate como la adrenalina de la militancia. No podemos olvidar la calle'. A una pregunta sobre la existencia de un sector radical del PT, el candidato sentenció: 'El PT no está dividido entre un ala shií y un ala no shií. Tiene el defecto de ser un partido democrático. Cuando toma una decisión todo el mundo la acata'.

Lula se dirige a los periodistas tras su triunfo electoral.
Lula se dirige a los periodistas tras su triunfo electoral.REUTERS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS