Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA SITUACIÓN EN EL PAÍS VASCO

Aznar y Zapatero lucharán con la ley y la palabra contra la 'ruptura'

'Nadie va a imponer una quiebra de la legalidad', avisa el presidente

El lehendakari ya tiene la respuesta de José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero a su propuesta 'rupturista': 'No'. El jefe del Ejecutivo y el líder socialista lucharán, con la ley y con la palabra, contra la 'ruptura del pacto de convivencia logrado con la Constitución y el Estatuto de Gernika'. La unidad de criterio es absoluta, aunque Zapatero lamentó que el presidente del PP se presentara como único garante de la 'legalidad'.

Aznar y Zapatero analizaron la propuesta del Gobierno vasco ensendas reuniones de sus partidos. El presidente del PP en la Junta Directiva Nacional; el secretario general del PSOE en la Comisión Ejecutiva Federal. Ambos políticos utilizaron casi los mismos argumentos para rechazar sin matices y de manera muy contundente la propuesta de Ibarretxe, aunque cada cual con su estilo y, al final, Zapatero exigió a Ibarretxe que 'rectifique'. El líder socialista aludió al componente electoral que pueda haber en la propuesta del presidente vasco.

El estatus de 'nación asociada' que el lehendakari propuso el viernes busca, para Aznar, 'condenar a la mitad de los vascos a la condición de súbditos de su proyecto étnico'. Aznar asumió que 'es cierto que [los nacionalistas vascos] quieren romper con España, pero primero tendrán que romper la convivencia entre los vascos'. Lo quieren hacer, aseguró, es 'la imposición de un régimen nacionalista excluyente, desde el silencio al discrepante, que sólamente puede serlo si pone en juego su libertad y su vida'.

El presidente respondió a Ibarretxe que, 'con toda la legitimidad' que le da 'el apoyo de la inmensa mayoría' de los españoles, 'no va a haber ningún margen para la ruptura; nadie va a imponer una ruptura de la legalidad'. Nadie podrá hacerlo porque, 'con serenidad, responsabilidad y naturalidad' el Gobierno aplicará la ley, pues 'nada hay más natural que aplicar la ley, sin aspavientos, con decisión y sin complejos'.

Sólo recurrirá a la ley porque, según dijo, el Gobierno 'no va a alimentar a los que practican un intolerable victimismo de fin de semana'. Porque aunque 'los nacionalistas han decidido traicionar el Estatuto', el PP y el Gobierno no harán tal cosa.

Las razones del 'no' de Zapatero fueron similares porque la propuesta de Ibarretxe es 'inaceptable, incoherente y lleva a un pozo sin salida a la mayoría de los vascos'. La legitimidad del lehendakari viene de la Constitución y del Estatuto de Gernika. 'Usted, señor Ibarretxe, debe ser el primer garante de esa legalidad', subrayó el líder socialista. Y, desde luego, lo fundamental para Zapatero es que Ibarretxe cumpla con su obligación, cual es defender a los vascos sin libertad. Libertad, fue una de las palabras más invocadas ayer por Zapatero. 'Euskadi no necesita un referéndum, sino libertad'.

El PSOE 'con la palabra y la razón' combatirá la propuesta nacionalista y lo hará ante 'los empresarios, los sindicatos, y tantos ciudadanos que en voz alta o baja no están de acuerdo con el modelo del presidente vasco. 'Es un proyecto de ruptura', remachó Zapatero que, al igual que Aznar, defendió el 'pacto por la conviviencia' que supone la Constitución y el Estatuto. El líder socialista anunció que su partido hará una 'oposición firme y fuerte a las tesis de Ibarretxe'.

Desde la sede del PP su presidente, José María Aznar, reclamaba a los dirigentes de su partido la asunción de un especial protagonismo en esta etapa: 'Somos el partido de la mayoría de los españoles; más que nunca tenemos que ser conscientes de nuestras responsabilidades'.

El líder del PSOE conocía la declaración de Aznar cuando compareció en la sede de su partido y, al parecer, no le pareció del todo correcto que el jefe del Ejecutivo se presentara como único garante de la legalidad sin mencionar a los socialistas. 'El Gobierno central tendrá nuestra colaboración para garantizar la legalidad; se nos pida o no'. En la dirección socialista se confirmó que, en efecto, ha molestado que Aznar no mencione al PSOE.

Sin bromas sobre las casas del pueblo

Si el presidente del PNV, Xabier Arzalluz, quiso ser amable con el PSOE al pedir a sus militantes que fueran a las casas del pueblo socialistas a 'tomar vinos' porque no hay 'mucho riesgo', consiguió el efecto contrario. 'Pido al PNV que evite las bromas sobre las casas del pueblo, por su historia, como núcleos de defensa de la libertad y por su situación actual', dijo Zapatero. 'Si el PNV viviera en sus batzokis la situación que viven los socialistas, estaríamos allí, defendiéndoles y sin bromas'.

Hace mucho tiempo que en estas sedes socialistas no se toman vinos. Las violentas agresiones que han sufrido, incendios, heridos y muertos, han provocado que sus puertas ya no estén abiertas para quien quiera entrar. El alavés Javier Rojo, secretario de Política Institucional, conmovió a sus compañeros al contarles que las casas del pueblo ya no tienen quien las regente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de octubre de 2002

Más información