Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Justicia garantiza la asistencia letrada a víctimas de malos tratos las 24 horas del día

El nuevo turno de oficio, que se estrenará el 7 de octubre, se engloba en un plan integral

El Departamento de Justicia y los tres colegios de abogados de Euskadi pondrán en marcha el 7 de octubre un nuevo turno de oficio destinado a las víctimas de violencia doméstica y agresiones sexuales que les garantiza asistencia letrada inmediata y durante todo el proceso judicial. Esta nueva actuación contra los malos tratos se engloba dentro de un plan integral que asiste también a las víctimas económica y socialmente. En 2001 se registraron 969 denuncias por malos tratos a mujeres en Euskadi, pero se calcula que estos casos sólo representan un 20% del total.

Este servicio de asistencia letrada será gratuito y, según la viceconsejera de Justicia, Esther Larrañaga, tendrá una dotación económica de unos 120.000 euros (de los que 96.100 se dedicarán a pagar el salario de los letrados). Además, garantizará la percepción automática de la renta básica (468,79 euros mensuales y 534,9 al fin de la legislatura) a las personas afectadas sin recursos, para que puedan formar una nueva unidad convivencial.

El consejero de Justicia, Joseba Azkarraga, y el presidente del Consejo Vasco de la Abogacía, Eduardo Escribano, presentaron ayer el acuerdo entre ambas instituciones para poner en marcha este nuevo turno de oficio especializado. Así, desde el próximo 7 de octubre habrá dos abogados en cada una de las tres provincias que, durante las 24 horas del día, atenderán a aquellas personas que hayan sido agredidas. Para ello se habilitará un número de teléfono en cada provincia al que podrán llamar las víctimas.

Una vez que la persona maltratada haya comunicado su situación, el letrado especializado le asesorará jurídicamtne y le acompañará durante todo el proceso. Esta asistencia será efectiva en las mismas condiciones si es solicitada a través de la policía o los servicios sociales.

5.000 casos estimados

Joseba Azkarraga explicó ayer en Bilbao que con esta medida se pretende dar una 'respuesta parcial, pero necesaria, al gravísimo problema social que representa el maltrato doméstico y las agresiones sexuales, que mayoritariamente sufren mujeres y niñas'. El consejero desgranó los datos de esta terrible estadística. En 2001 se realizaron en el País Vasco 969 denuncias por malos tratos, aunque Azkarraga matizó que los expertos calculan que esta cifra sólo supone 'el 20% del total', que podría establecerse en casi 5.000 casos al año.

A principios de septiembre, la directora del Instituto Vasco de la Mujer-Emakunde, Txaro Artega, cifró en 775 el número de denuncias ante la Ertzaintza efectuadas en los primeros seis meses de 2002. Esto supone que de enero a junio de este año la policía vasca registró el 80% de las denuncias que se hicieron en 2001 en doce meses, lo que da una idea del incremento de este tipo de agresiones. Azkarraga subrayó ayer que los datos son 'alarmantes'.

El perfil de la víctima, según el esquema aportado por Justicia y que proviene de los 274 casos atendidos en el Servicio de Atención a la Víctima (SAV), es el de una mujer casada en la mayoría de los casos de malos tratos, y solteras en los de agresiones sexuales, y con edades comprendidas entre los 26 y los 45 años. En cuanto a los varones maltratados (27 de las 274), han sido agredidos en su mayoría por ascendientes o descendientes y sólo en cuatro casos fueron agresiones físicas.

Agresiones con antecedentes

Según el SAV, la agresión se suele producir en el lugar de residencia del maltratado -la mayoría, en el domicilio- o, en segundo lugar, en el centro de trabajo. El autor de delito es, sobre todo, el cónyuge o la pareja de hecho, aunque también los descendientes han ejercido violencia sobre las mujeres.

'Existe un dato muy importante y precupante que todos debemos tener en cuenta: la mayoría de las denuncias recogidas en el SAV tenían ya antecedentes', subrayó Azkarraga. Del total de las personas que acudieron a dicho servicio, el 80% tenía antecedentes de agresión, si bien en 49 ocasiones ésta fue retirada, entre otras causas, por el vínculo afectivo con el agresor, el miedo o la nula efectividad de la respuesta. 'La mayoría de las víctimas reconoce aspirar a que se haga justicia', apuntó el consejero. Actualmente 'sólo en el 20% de los casos de violencia doméstica y agresiones sexuales existe asistencia letrada', lo que, según destacó Azkarraga, demuestra la importancia de la iniciativa presentada ayer.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de septiembre de 2002