Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
INMIGRACIÓN

Uno de cada cuatro extranjeros residentes en Barcelona tiene estudios universitarios

La policía detuvo ayer a 18 inmigrantes que hacían cola en Correos engañados por un rumor

Los extranjeros empadronados en Barcelona tienen un nivel de formación superior a la media de la ciudad y de Cataluña. Uno de cada cuatro extranjeros tiene estudios universitarios, algo que sólo puede decir el 13% de los barceloneses y el 10% de los catalanes. En el cómputo global de Cataluña, casi el 35% de los inmigrantes tiene estudios medios o superiores, por lo que este colectivo supera en cuatro puntos la media del conjunto de la población, que es del 31%.

Los expertos en inmigración saben muy bien que la figura del inmigrante moderno no siempre coincide con el estereotipo de persona analfabeta o no cualificada. Con frecuencia, los que abandonan su país son aquellos que han tenido acceso a la educación secundaria o universitaria y que, una vez graduados, se encuentran ante una desesperante falta de expectativas. Su solución es marcharse. Esta fuga de cerebros, fatal para las economías y el desarrollo de los países pobres, es la que está enviando a Europa a miles de jóvenes que se mezclan con la inmigración procedente de zonas rurales, donde la gente sí escapa de la miseria y la falta de recursos.

El nivel de formación es muy diferente según la nacionalidad del inmigrante, y las diferentes fuentes muestran que la formación de los recién llegados tiende a disminuir al tiempo que aumenta la población que no sabe leer ni escribir.

Diferencias abismales

En Cataluña, la proporción de extranjeros con estudios medios y superiores es elevada en el caso de los ciudadanos de la Unión Europea (55,6%) y también en los de América del Sur (52,8%). Estos elevados índices bajan cuando la población analizada es la procedente de Estados Unidos, Canadá y América Central, en que el 46% de los inmigrantes poseen un título de secundaria o universitario. Los europeos no comunitarios también superan la media catalana ya que el 46,8% tiene estudios secundarios o universitarios.

El nivel de formación baja estrepitosamente entre los originarios de Asia, de los que el 29% posee título medio o superiro en (29%), y sobre todo entre los inmigrantes de África, que son el 8,7%. Al analizar los peldaños más bajos de la pirámide educativa destaca el elevado índice de analfabetismo existente entre los inmigrantes africanos, mayoritarios en Cataluña. El 17% de éstos no saben leer ni escribir y el 59% no ha concluido sus estudios primarios, con lo que tres de cada cuatro africanos tienen un nivel bajo de instrucción. Por su parte, el 7% de los asiáticos son analfabetos y el 49% no ha acabado la primaria.

Sin embargo, los responsables del Instituto de Estadística de Cataluña advierten que el panorama de la formación de los inmigrantes cambiará con la escolarización de todos los niños hasta los 16 años y también por el efecto de las escuelas de adultos, en cuyas aulas estudian miles de extranjeros.

Por otra parte, la policía detuvo ayer a 18 inmigrantes que hacían cola ante la central de Correos de Barcelona engañados por un falso rumor que asegura que serán regularizados si envían su solicitud por correo certificado. Los inmigrantes detenidos se encontraban haciendo cola en el exterior de la oficina de Correos de la plaza de Antoni López cuando los agentes de policía los abordaron para exigirles la documentación. Como no pudieron presentar ningún documento identificativo, la policía los trasladó inmediatamente al centro de detención de inmigrantes de La Verneda, donde previsiblemente recibirán una orden de expulsión.

Fuentes de la policía indicaron que la operación tenía, en principio, la finalidad de encontrar a las personas que, aprovechándose del rumor que había atraído a cientos de inmigrantes hasta la oficina de Correos, hacían negocio vendiendo formularios de solicitud del permiso de residencia. Sin embargo, y según admitieron las mismas fuentes, ninguno de los detenidos tiene vinculación con estos grupúsculos mafiosos.

La operación policial tuvo una respuesta inmediata por parte de sindicatos y ONG. SOS Racismo lamentó que 'el Gobierno, en lugar de perseguir a los que se aprovechan de la situación y de replantearse su política migratoria, se dedica a ejercer más medidas represivas contra los inmigrantes'. La misma ONG agregó: 'La indefensión de estas personas en situación irregular viene producida por la misma Ley de Extranjería promulgada por el Gobierno'.

Comisiones Obreras afirmó: 'El Gobierno tiene los medios necesarios para impedir que los inmigrantes sufran estos engaños y la policía conoce muy bien quiénes los propagan: algunas gestorías y empresarios que actúan con total impunidad'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de agosto de 2002