Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL CONFLICTO DE ORIENTE PRÓXIMO

Un rabino israelí pide la ejecución de los insumisos

El rabino Shlomo Aviner, uno de los principales líderes religiosos del movimiento colono, ha lanzado un llamamiento en el que pide la ejecución de los soldados israelíes que se nieguen a servir en los territorios autonómos palestinos. 'El Ejército tiene el derecho a ejecutar a aquellos que lo debiliten, negándose a prestar su servicio obligatorio', dijo el rabino Aviner desde el asentamiento de Beit El a la radio militar israelí.

El llamamiento ha provocado la indignación de las organizaciones pacifistas, que han pedido la actuación del fiscal general del Estado. El gran rabino askenazi, Israel Landau, se ha sumado a las críticas, al afirmar que las declaraciones de este tipo lo único que hacen 'es atizar los odios fraticidas'.

Las palabras de Aviner se dirigen sobre todo a los 450 soldados y oficiales de la reserva que a principio de año firmaron una carta proclamando su rechazo a servir en los territorios palestinos. El movimiento de soldados insumisos está ganando adeptos en la sociedad civil y militar israelí, amenazando con crear un clima social similar al que se originó en los sesenta en Estados Unidos contra la guerra del Vietnam.

Por otra parte, los servicios de espionaje del Ejército anunciaron ayer la detención de varios colonos acusados de comprar a soldados israelíes munición de los arsenales del Ejército, que a su vez vendían a los radicales palestinos. Según las primeras investigaciones del Ejército, los detenidos habrían robado en total de los arsenales cerca de 65.000 cartuchos de diferentes calibres. Los acusados, a cambio de dinero, se habrían prestado a conducir camiones palestinos para poder eludir los controles del Ejército israelí en las carreteras.

Entre los detenidos se encuentran dos hermanos vecinos del asentamiento de Adora, cerca de Hebrón, donde el pasado 27 de abril se infiltró un comando terrorista palestino que asesinó a cuatro personas, entre ellos a una niña de cinco años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de julio de 2002