Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRISIS CON MARRUECOS

Defensa envía a Ceuta la fragata 'Numancia' y ordena a la 'Baleares' dirigirse al Estrecho

El Gobierno advierte de que irá aumentando 'gradualmente' su presión sobre Marruecos

El Gobierno español irá aumentando 'gradualmente' su presión sobre Marruecos para que se retire del disputado islote del Perejil, según afirmó ayer en Ceuta el secretario de Estado de Seguridad, Pedro Morenés, quien dijo que 'no se excluye ninguna medida' para obtener este objetivo. La Armada reforzó ayer el dispositivo militar en la zona con el envío de una segunda fragata, la Numancia, a Ceuta y la orden de que la Baleares, que se encontraba en Marín (Pontevedra) se dirija de inmediato a la base de Rota (Cádiz), a la entrada del Estrecho.

'El Gobierno', afirmó Morenés, 'ha pedido a Marruecos una explicación y una acción derivada de esa explicación, pero España va a seguir por los caminos establecidos en la práctica internacional en la defensa de sus intereses legítimos'. Aclaró que 'hay una práctica internacional que dice que primero hay que negociar y denunciar a los países que han infringido normas y, a partir de ahí, agotar todos los medios diplomáticos y luego la puesta en práctica de todas las presiones'.

Aunque se mostró convencido de que Rabat 'va a reflexionar con prontitud' y comprender que su actitud 'es realmente inadmisible', porque España 'se va a cargar de razón' en los foros internacionales, advirtió de que defenderá sus derechos 'sin exclusión de ninguna medida'.

'Como decía la inscripción de los cañones de Carlos III: 'ultima ratio regis' [última razón del Rey]', apostilló, en alusión al uso de la fuerza en último extremo.

Morenés se mostró 'encantado' de que Marruecos quiera luchar más activamente contra él contra el narcotráfico, 'pero el status de la isla Perejil hay que respetarlo', enfatizó.

El secretario de Estado felicitó a la Guardia Civil por su actuación, ya que fue una patrullera del instituto armado la primera que advirtió la presencia de un destacamento marroquí en el islote y contactó con el mismo.

Morenés aseguró que su visita a Ceuta y la que hoy tiene previsto realizar a Melilla estaban programadas antes de estallar la crisis y que su objetivo es 'revisar las condiciones de seguridad y apoyar a las Fuerzas de Seguridad del Estado'. A este respecto, admitió que hay que mejorar sus infraestructuras y rebajar la edad media de los agentes.

Además de reunirse con las autoridades civiles y militares de la ciudad visitó la frontera con Marruecos, que, según dijo, 'está perfectamente controlada'.

Coincidiendo con la visita de Morenés, anoche tenía previsto llegar a Ceuta una segunda fragata lanzamisiles, la Numancia, para unirse a la Navarra, que atracó el sábado en la plaza norteafricana. Como aquélla, de la que es gemela, la Numancia embarca casi 200 marineros y un helicóptero SH-60B. Esta fragata regresó a Rota el pasado 17 de junio tras patrullar durante tres meses en el Índico. Además, la Armada ordenó a la fragata Baleares, que estaba en Marín (Pontevedra) para participar hoy y mañana en los actos de fin de curso de la Escuela Naval, que se dirija de inmediato a la base de Rota (Cádiz) para sumarse si fuera necesario al dispositivo de vigilancia. El buque zarpó a las cuatro de la madrugada de ayer con rumbo al Estrecho, según confirmaron fuentes militares.

En las inmediaciones de Perejil, vigilando los movimientos de la patrullera marroquí y de la docena de militares que ocupan el islote, hay cuatro embarcaciones menores de la Guardia Civil y la Armada. Otras corbetas, la Cazadora y la Infanta Elena, llegaron el sábado a Melilla y dos submarinos de la clase Galerna navegan en aguas próximas.

Los comandantes de todos estos buques, que permanecerán en la zona hasta nueva orden, tienen instrucciones de evitar cualquier tipo de incidente.

El Ejército de Tierra ha reforzado las guarniciones de Ceuta y Melilla con cuatro helicópteros de transporte medio Cougar y helicópteros pesados Chinook realizan vuelos frecuentes a ambas plazas para llevar refuerzos.

Aviones de patrulla marítima, de reconocimiento fotográfico y de guerra electrónica de la Fuerza Aérea sobrevuelan el área para detectar eventuales movimientos de tropas marroquíes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de julio de 2002