Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NOTICIAS Y RODAJES

Un juez condena a Garci por doblar a Valero en 'El abuelo'

La sentencia sienta un precedente 'en derechos morales'

La Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a la productora de José Luis Garci, Nickel Odeón Dos, SA, por vulnerar los derechos morales del actor Antonio Valero. Se trata de la primera vez que un tribunal dicta una sentencia favorable a los derechos de doblaje en su propia lengua de un artista español. La productora de Garci, que ayer no respondió a las llamadas de este periódico, deberá pagar 12.000 euros al actor en calidad de indemnización. 'Aunque lo importante es el reconocimento del derecho moral', señaló un portavoz de AISGE, la entidadad de gestión de los derechos de propiedad intelectual de los Artistas del Sector Audiouvisual.

'El director es el creador y el autor de una película, pero eso no le da derecho a cercenar el trabajo de los demás', afirma Antonio Valero. El actor puso la demanda contra el director por no haber sido ni siquiera advertido de que le iban a doblar. 'A Garci siempre le ha gustado doblar a los actores, pero lo mínimo es advertirlo. La voz forma parte del todo de un actor, de su imagen y de su presencia. Aquí el problema ha sido de formas y de fondo'. Valero, que tacha de prepotente al director, asegura que la sentencia marca un precedente: 'He salido respondón y me ha ido bien'.

Valero, que para el procedimiento judicial ha contado con la dirección jurídica de AISGE, denunció hace dos años a la productora del director de El abuelo (justo el día después de los Goya de ese año) por considerar que se vulneraban sus derechos de propiedad intelectual.

Según los abogados de AISGE, 'el doblaje realizado sustituyendo la voz de don Antonio Vicente Valero Osma se llevó a cabo sin su autorización, circunstancia que, igualmente, ha quedado perfectamente acreditada, contraviniendo lo previsto en el párrafo segundo del artículo 113 del Real Decreto Legislativo 1/1.996, de 12 abril, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Propiedad Intelectual'. En dicho texto se indica: 'Será necesaria la autorización expresa del artista para el doblaje de su actuación en su propia lengua'. Y la sentencia agrega que es algo que también se contemplaba en el propio contrato de trabajo, 'cuya cláusula IX', señala el fallo, 'dispone que 'el actor se compromete a sonorizar su propio papel en aquellas escenas de la película que se hayan rodado mudas o hayan resultado defectuosas de sonido, sin percibir por ello cantidad adicional alguna a la pactada en el presente contrato'. La sección Undécima de la Audiencia Provincial de Madrid ha dado la razón al actor y concluye que el mencionado derecho no puede decaer frente a 'la facultad de dirección ni al criterio arbritario de la productora'.

'Yo', añade Valero, 'no volveré a trabajar con Garci. Ni yo quiero ni me imagino que él querrá. Pero ahí queda el precedente'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de julio de 2002