Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido el dueño de un prostíbulo de Castelldefels que grababa a los clientes

La policía detuvo ayer durante una redada de control de extranjería al responsable del local de alterne Saratoga de Castelldefels (Barcelona), Emilio José G.P., de 28 años y nacionalidad española, por delitos contra la intimidad de las personas y contra los derechos de los trabajadores, y a otras 24 personas, 22 de ellas trabajadoras inmigrantes en situación irregular. En la operación participaron agentes de la Unidad Contra Redes de Inmigración y Falsificación y de la Unidad de Intervención.

Durante la intervención, que comenzó a medianoche, la policía descubrió un sistema de ocho cámaras de vídeo que grababan a los clientes en las zonas comunes del local, con la peculiaridad de que las imágenes quedaban almacenadas en el disco duro de un ordenador durante 30 días y mediante un sistema de transmisión podían ser remitidas a otros puntos de España, según informaron fuentes policiales. Los agentes se incautaron del equipo de control y gestión de las imágenes. Expertos en informática están analizando este material para averiguar si se trasmitían las imágenes y, en ese caso, hacia dónde y con qué finalidad.

Los agentes también intervinieron documentación del negocio que, según la policía, demuestra la relación laboral entre las mujeres que ejercían la prostitución y el responsable detenido. De las 22 mujeres detenidas por situación irregular, 15 son de nacionalidad colombiana, tres brasileña, otras tres procedían de Rumania y una de Nigeria. En la operación también se detuvo a un hombre colombiano, y a Tigrán A., armenio, acusado de tráfico de drogas, al que se le intervinieron 10 gramos de cocaína, dinero en metálico y un turismo marca BMW.

La de ayer es la segunda redada en un prostíbulo de Castelldefels en poco tiempo, tras la operación del pasado 25 de mayo en el local Riviera, a escasos metros del Saratoga, en la que se detuvo a su dueño por explotar a trabajadoras extranjeras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de julio de 2002