Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hallado en Georgia el cráneo humano más arcaico descubierto fuera de África

Los investigadores consideran que el fósil replantea los orígenes de la evolución humana

En Dmanisi (República de Georgia), donde ya aparecieron en 1999 dos cráneos de 1,7 millones de años, se ha hallado ahora un tercero que confirma que es preciso reconsiderar la evolución humana, según aseguran sus descubridores. Aunque el cráneo encontrado ahora está datado en una fecha similar, presenta características más arcaicas, propias de los más viejos especímenes del género Homo (el Homo habilis), es decir los primeros antepasados directos de los actuales seres humanos. Se consideran los primeros fósiles de este tipo encontrados fuera de África.

Fósiles de este tipo, de aspecto tan antiguo, no se habían encontrado nunca fuera de África, lo que reafirma, tras el hallazgo de los dos primeros cráneos, la hipótesis de un foco de evolución del género Homo fuera del continente.

Los homínidos habrían salido de África unos 700.000 años antes de lo que se creía. Homínidos muy primitivos, con cerebros mucho más pequeños de lo que se creía necesario para emigrar a través del corredor levantino hacia Asia; seguramente, proponen los paleontógos que trabajan en Dmanisi, eran los primeros homínidos conocidos, los H. habilis. A través de Palestina habrían llegado al Cáucaso y originado la población de Dmanisi. Es posible entonces que los antepasados del hombre, de 1,4 millones de años, hallados en Extremo Oriente (Java) procedieran de ese segundo foco de evolución euroasiático y no directamente de África.

Entusiasmo

La información del hallazgo, en el ya célebre yacimiento de Dmanisi, aparece hoy en la revista Science. En el equipo de descubridores que firma el artículo figuran el director de las excavaciones, David Lordkipanidze, del Museo Estatal de Georgia, y un paleontólogo español, Jordi Agustí, director del Instituto Crusafont de Sabadell.

En conversación con este diario, Agustí se mostró entusiasmado: 'Es un cráneo de características muy antiguas, que recuerda poderosamente a los restos africanos; el perfil es cóncavo, la capacidad craneal muy pequeña, de 600 centímetros cúbicos -la del hombre actual es de 1.400 cc.-, propia de un Homo habilis, ¡pero no es un fósil hallado en África, sino en Georgia! Hay que plantearse muy seriamente la posibilidad de que el origen del género Homo haya tenido un foco fuera de África'.

El investigador recalca que no afirman que se trate de un H. habilis (de hecho en el artículo se asigna el nuevo cráneo 'provisionalmente' a Homo erectus / ergaster), aunque quizá sí una forma de Homo intermedia entre éste y su sucesor el H. erectus -que poseía una capacidad craneal de unos 800 centímetros cúbicos-. '¿Un nuevo género, entonces? 'Quizá, pero hay que ser muy precavidos'.

El nuevo cráneo de Dmanisi pertenecía a un individuo joven y grácil, lo que no significa necesariamente que fuera una hembra. Su vida sería muy primitiva: contaba con útiles de piedra muy arcaicos, realizados por percusión, no tenía, por supuesto, fuego (el hombre no lo dominó hasta hace 600.000 años), habitaba al aire libre, y se alimentaba seguramente de carroña. 'Era más una víctima que un depredador', apunta Agustí.

Pequeño

Agustí estaba en el yacimiento cuando se encontró el cráneo. 'Gritaron '¡skull!' y todos corrimos para allá. ¿Emocionante? Uf, es mi primer homínido. No podía quitarle la vista de encima. Es un cráneo pequeñito, te cabe en las manos. Parece el del Turkana Boy, pero su aspecto es aún más antiguo' .

La localidad de Dmanisi es una ciudadela medieval. Durante la excavación en los años ochenta de sus grandes pozos de almacenamiento comenzaron a hallarse restos prehistóricos: fósiles animales e industria humana muy abundante y muy arcaica. En el 92 se hallaron los primeros restos humanos (una mandíbula de homínido) y en el 99, dos cráneos identificados como de Homo ergaster y datados en 1,7 millones de años, aunque son de características más modernas que el encontrado ahora. El nuevo cráneo ha aparecido a unos 10 metros de los dos primeros. Agustí pronostica que este verano aparecerán más restos humanos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 5 de julio de 2002