_
_
_
_
CATÁSTROFE AÉREA

52 niños rusos que iban de vacaciones a Salou murieron en el choque de aviones

El grupo perdió su vuelo el pasado sábado y la agencia tuvo que buscar otro para el lunes

En el avión ruso que en la noche del lunes chocó contra un Boeing 757 de carga en el sur de Alemania -accidente en el que murieron 71 personas- viajaban 52 escolares acompañados de monitores que iban a pasar 15 días de vacaciones en la Costa Dorada (Tarragona). El trágico viaje ya se inició con un incidente el sábado, cuando el grupo, que procedía de la república rusa de Bashkortostán, perdió el avión que debía llevarles a Barcelona al confundirse de aeropuerto. Su agencia organizó el lunes un chárter desde la capital, Ufá, con la compañía Bashkirian Airlines para evitar que los escolares perdieran más días de sus vacaciones. En el accidente también murieron la esposa y dos hijos de un ciudadano de origen ruso afincado en Blanes (Girona), que se enteró de la tragedia el lunes por la noche cuando estaba en el aeropuerto de El Prat para recibir a sus familiares.

Más información
Vuelo nocturno
Los controladores confirman que el sistema de alarma estaba fuera de servicio
El sistema de alerta de colisión de la torre suiza estaba desconectado
Suiza investigará a los controladores de Skyguide por "homicidio involuntario"
Suiza abre una investigación criminal por el choque de aviones
Dos aviones con 66 pasajeros estuvieron a punto de colisionar sobre Inglaterra
El controlador reconoce que varios errores en Skyguide contribuyeron a la catástrofe
El controlador suizo supo que los aviones iban a chocar
Un Tupolev ruso con 123 pasajeros, obligado a un aterrizaje de emergencia en Siberia
Los controladores suizos se enfrentan a una querella millonaria tras el choque de dos aviones

'El grupo venía a pasar unos días de playa, practicar deportes y visitar el cercano parque Port Aventura, entre otras actividades', dijo Víctor Sitjà, director comercial de Tropical Tours, la agencia local del operador turístico ruso Solmar, que había organizado el viaje. El avión tenía que aterrizar en el aeropuerto de El Prat, en Barcelona, a la 01.30 del lunes y allí les estaban esperando una guía turística rusa y el conductor que debía trasladarles al hotel Estival Park, situado en el complejo de La Pineda, en el término municipal de Vila-seca, en la Costa Dorada. Los niños, ocho de ellos menores de 12 años y el resto de entre 12 y 17, tenían pensado estar en el complejo hasta el 16 de julio.

En el mismo aeropuerto se encontraba un ciudadano de origen ruso cuya identidad se desconoce, que reside en Blanes, quien esperaba a su esposa y a dos hijos, que también viajaban en el avión siniestrado. Al conocer la noticia se desplazó en un avión de Swiss hasta Zúrich, desde donde se trasladó en coche al lugar de la tragedia.

Región rica en gas

Los jóvenes que viajaban en el avión siniestrado eran hijos de funcionarios públicos y de empresarios y 'provenían de una zona muy rica en gas', añadió Sitjà. El hotel donde iban a alojarse es de cuatro estrellas, tiene 960 habitaciones y apartamentos, cuenta con numerosas instalaciones deportivas y es uno de los hoteles españoles de referencia entre el turismo ruso. Su gerente, Carlos Ferrer, explicó que en su establecimiento se alojan en la actualidad un millar de rusos (de un total de 3.000 plazas), pero la tranquilidad era la nota dominante ayer en el hotel. Los empleados del Estival Park también comentaban la noticia, pero aseguraban que los clientes rusos no se habían hecho eco de la misma. La mayoría de los trabajadores tiene conocimientos básicos de la lengua rusa dada la creciente afluencia de turistas de esa nacionalidad a la zona (130.000 el pasado año, el 26% del cual elige la Costa Dorada), informa Lali Cambra.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El Ayuntamiento de Vila-seca y el hotel Estival Park enviaron notas de pésame a las familias y al consulado de la federación rusa, mientras que el Patronato de Turismo de la Diputación de Tarragona se puso en contacto con Tropical Tours para ponerse a su disposición para lo que pudieran necesitar.

'De mayo a octubre, en los chárteres de los sábados y martes llegan a Barcelona unos 150 turistas rusos, y la mayoría elige como destino la Costa Brava o la Costa Dorada', dice Sitjà. En el avión siniestrado en la noche del lunes viajaban sólo 69 pasajeros, ya que 'el avión se fletó especialmente para ellos después de que perdieran su vuelo del sábado', añade Sitjà.

'Además de visitar el parque temático de Port Aventura, los chicos seguramente se habrían trasladado a Barcelona a contemplar el Camp Nou y el museo del Barça', añade el director comercial del Tropical Tours. Sitjà agregó que los viajeros que tienen previsto llegar desde Moscú el próximo martes no han cancelado sus vacaciones, y Solmar les dijo que ayer todavía se hacían reservas. 'El ruso no se espanta fácilmente, tampoco se notó excesivamente en el turismo procedente de la federación rusa después del 11 de septiembre', añade, aunque reconoce que este año han advertido una disminición de esta procedencia de entre el 15% y el 20%, igual que en otras nacionalidades.

Juan Martí, director de Tropical Tours, manifestó que esta era la primera vez que estos chicos viajaban a España y que, aunque cada verano su empresa organiza el viaje a una cifra entre 5.000 y 6.000 turistas rusos, no es muy habitual que grupos de niños rusos viajen solos, ya que el turismo de ese país es básicamente familiar, a excepción de los menores afectados por radiaciones de Chernóbil, que suelen venir a España con familias de acogida.

Un ciudadano ruso tras conocer la muerte de su esposa e hijos.
Un ciudadano ruso tras conocer la muerte de su esposa e hijos.EFE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_