El Congreso inicia el debate del IRPF con una amplia oposición

PSOE, IU y Grupo Mixto presentan enmiendas a la totalidad

El pleno del Congreso debatirá el próximo jueves las enmiendas a la totalidad presentadas ayer por la mayoría de los grupos de la oposición, salvo PNV y EA, al proyecto de ley de reforma del IRPF. Además del PP, respaldarán al Gobierno CiU y Coalición Canaria. Los socialistas argumentan que la reforma fiscal no compensa el efecto de la inflación y que se da un tratamiento favorable a las rentas del capital.

Más información

El Congreso inicia esta semana la tramitación parlamentaria de la segunda reforma fiscal del PP. Ayer se cerró el plazo para la presentación de enmiendas a la totalidad, que serán debatidas y seguramente derrotadas el próximo jueves. Además del PSOE e IU, varias de las formaciones del Grupo Mixto rechazan el proyecto del Gobierno. Lo respaldan el PP, CiU, Coalición Canaria, mientras que PNV y Eusko Alkartasuna no han presentado enmiendas.

Jordi Sevilla defenderá en el pleno la posición socialista. Hará hincapié en que la reforma fiscal es 'de alcance limitado', porque no compensa la inflación acumulada desde el año 1999, fecha de la primera reforma fiscal del PP. Desde entonces, ni los mínimos familiares (cantidades que se descuentan de la base en función, por ejemplo, del número de hijos) ni la tarifa se han actualizado.

La congelación del impuesto supone que sueldos con la misma capacidad adquisitiva han pagado de más por el IRPF desde aquel año. El nuevo impuesto que el Gobierno ha enviado al Congreso eleva las cantidades que se descuentan por el mínimo familiar, pero en algunos casos no llegan a compensar el efecto de la inflación. El tipo máximo de la tarifa se reduce desde el 48% actual hasta el 46% y el mínimo, desde el 18% al 15%.

El otro argumento del PSOE es que el nuevo IRPF 'ahonda en la injusticia y la inequidad' por el tratamiento favorable a las rentas del capital. Las rentas del trabajo, explican, pueden tener una carga impositiva (45%) hasta tres veces superior a la de las rentas del capital (el tipo pasa del 18% al 15% para las plusvalías).

Después del 20-J

La nueva deducción por alquiler de vivienda (hasta un 40%) beneficia a los arrendadores y no a los arrendatarios, por lo general, de menor capacidad económica, según critica el PSOE. La paga de 100 euros mensuales a las mujeres que trabajan fuera de casa, los incentivos a la movilidad laboral y a la prolongación de la vida en activo no pueden, según los socialistas, abordarse sólo 'mediante medidas fiscales aisladas'.

Este debate se produce casi en paralelo al de la reforma laboral que dio lugar la pasada semana a la primera huelga general contra el Gobierno del PP. Izquierda Unida (IU) e Iniciativa per Catalunya (IC) vinculan los dos hechos. 'Hay que cumplir con el déficit cero y beneficiar a las clases más pudientes' al tiempo que 'se recortan prestaciones por desempleo', dice IU.

Joan Saura, presidente de IC, señala que el Gobierno quiere hacer 'más pequeño' el Estado del bienestar y que la huelga general del 20-J ha demostrado al Gobierno el rechazo general a esa política. Por el Grupo Mixto, también defenderá su enmienda a la totalidad la Chunta Aragonesista, con el argumento de que profundiza el deterioro de la progresividad.

El Bloque Nacionalista Galego insiste en el cada vez más injusto reparto de la carga fiscal, en favor de las grandes empresas y personas con niveles de renta elevados. Esquerra Republicana de Catalunya argumenta que el nuevo IRPF no se adecúa a las distintas realidades del Estado español. Por ejemplo, la paga de 100 euros al mes para las madres trabajadoras es insuficiente para Catalunya, porque allí el coste de la vida es superior.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción