El arte español de los noventa entra en el Senado para celebrar la democracia

La exposición 'Plural' recoge 53 obras de 47 artistas de todas las autonomías

Los pasillos del Senado han ocultado sus pinturas del siglo XIX para colocar en su lugar el arte español de los años noventa y celebrar así el 25º aniversario del Senado democrático. La exposición Plural. El arte español ante el siglo XXI, organizada por la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales (SECC), presenta 53 obras de 47 artistas de todas las comunidades y ciudades autónomas, seleccionados por el crítico de arte Fernando Huici. La pluralidad de la muestra incluye también las tendencias, corrientes y técnicas de la última generación de creadores.

La SECC propuso hace un año a la presidenta del Senado, Esperanza Aguirre, ocupar los pasillos de la entrada del edificio antiguo del Senado, de Madrid (plaza de la Marina Española, 8), con el último arte español y conmemorar los 25 años de la democracia. Se completaba también una trilogía de exposiciones sobre el arte español contemporáneo, con Las claves de la España del siglo XX y Año mil, año dos mil. Dos milenios en la historia de España.

'La efemérides tiene una importancia trascendental y esta apertura a la calle revela modernidad por parte del Senado', declaró ayer Luis Miguel Enciso, antiguo senador constituyente, presidente de la SECC en la presentación de la exposición Plural. El arte español ante el siglo XXI, patrocinada por Telefónica. 'El reino de España es antiguo, plural y proyectado hacia la modernidad. Una expresión máxima de pluralismo son las comunidades autónomas, todas ellas representadas aquí de manera digna, con los artistas de los años noventa y del tercer milenio'.

El crítico de arte Fernando Huici ha seleccionado 53 obras de 47 artistas de todas las comunidades y ciudades autónomas, y ha contado con un consejo asesor formado por Juan Manuel Bonet, Isabel de Azcárate y Estrella de Diego. Huici recordó la relación del Senado con el arte, con una colección de cuadros del siglo XIX y otra de arte contemporáneo hasta los años ochenta que ocupan pasillos y despachos del edificio antiguo y de la ampliación. 'Esta exposición actualiza el diálogo del Senado con el arte español de su tiempo'.

Hasta el 4 de septiembre, las puertas del Senado están abiertas al arte del cambio de siglo, que se dispersa por los pasillos de la entrada principal, cuyas paredes ocultan los cuadros antiguos y mantienen los techos y suelos, en un montaje diseñado por Macua y García Ramos.

'El arte del cambio de siglo se distingue en la escena internacional por la radical heterogeneidad de las propuestas y la dispar utilización de los medios, con constantes mestizajes en los artistas', declara el comisario. 'Cada proyecto tiene sus propios medios y estrategia expresiva y esa pluralidad se identifica con una franja generacional de artistas con actitudes emergentes a finales de los años noventa. La pluralidad se refleja en los medios, con la pintura y otras técnicas y en territorial, con todas las comunidades, buscando diversidad pero no proporcionalidad'.

Huici ha seleccionado las obras adecuadas al espacio, con la complicidad de los lugares del Senado. Una alfombra de Juan Luis Moraza en el pasillo central figura junto a pinturas de Darío Urzay, Laura Torrado y Susi Gómez y esculturas de José Antonio Orts, Blanca Muñoz y Pamen Pereira.

En los fondos de los pasillos aparecen la figura de cerámica de Pedro Mora y el luminoso Vivo sin trabajar de Fernando Sánchez Castillo -que ha provocado comentarios en los despachos-, y cerca de la biblioteca están los libros cortados de Alicia Martín. En un rincón, los capilares de Javier Pérez y la ventana de Chema Alvargonzález, junto a las piezas de Santiago Mayo y la proyección informática de Antoni Abad. Los pasillos contienen el resto de las obras -salvo en un salón con lienzos de Sorolla, Pradilla y Muñoz Degrain- explicadas en el catálogo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS