Chema de la Peña refleja el recorrido del nuevo cine español en un documental

'De Salamanca a ninguna parte' reúne testimonios de directores, actores y teóricos

Dirigida por Chema de la Peña, se ha estrenado en Salamanca la película De Salamanca a ninguna parte, un documental que pretende fijar el recorrido del denominado 'nuevo cine español' de los años sesenta a través de los testimonios de directores, teóricos y varios actores. La proyección comercial está prevista para septiembre.

Más información

'No es más que un retrato humano de una generación de cineastas', ha señalado el director sobre el documental, con duración de 80 minutos, que está coproducido por Artimaña y el Consorcio Salamanca 2002. Para plasmar su pretensión, De la Peña ha engarzado testimonios de los realizadores Basilio Martín Patino, Miguel Picazo, Carlos Saura, José Luis Borau, Mario Camus y Julio Diamante -las aportaciones de Manuel Summers proceden de una entrevista anterior en televisión-, así como del ex director general de Cine José María García Escudero, fallecido recientemente, del productor Juan Miguel Lamet y de los actores Elsa Baeza, Emilio Gutiérrez Caba y Aurora Bautista.

Según el director y sus colaboradores Gabriel Velázquez, productor ejecutivo, y Óscar de Julián, guionista, se plantearon la película de esa generación de cineastas porque fue la primera que mostró de forma directa en sus películas la realidad social del país.

A través del montaje de fragmentos de las conversaciones mantenidas con los entrevistados, tras un ligero apunte sobre las Conversaciones de Salamanca en 1955 como punto de partida, De la Peña traslada los recuerdos de los cineastas sobre su recorrido en los años sesenta, imágenes que se intercalan con otras referidas a planos de películas realizadas por los entrevistados, junto a otras imágenes procedentes de No-Do y la televisión. Chema de la Peña, que considera que su documental 'quedará para la historia', ha indicado que conectó con el proyecto 'a través de la emoción', ya que 'fundí mi debilidad por los años sesenta con mi fascinación por el documental, mezclé mi amor al cine con el afán por investigar las razones últimas de la creación'. En ese sentido, De la Peña también ha precisado, para explicar la orientación del documental, que 'me interesaban más los personajes que sus obras, me atraían más sus sentimientos que su discurso, su mirada que su voz'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 23 de junio de 2002.

Archivado En:

Te puede interesar

iAhorro

Lo más visto en...

Top 50