Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía recupera 10 de los 19 cuadros robados a Esther Koplowitz

Entre las obras de arte localizadas está 'El Columpio', de Goya, el lienzo más valioso

Diez de los 19 cuadros robados el pasado 8 de agosto en el domicilio de la empresaria Esther Koplowitz -máxima accionista de Fomento de Construcciones y Contratas (FCC)- fueron recuperados el viernes por la policía, según informó el ministro de Interior, Mariano Rajoy, que dijo 17. Entre las obras recuperadas figura El Columpio, uno de los dos cuadros robados del genial Francisco de Goya, otra de Sorolla y otra de Brueghel. Los delincuentes responsables del robo fueron detenidos de nuevo, ya que habían sido puestos en libertad provisional ante la falta de pruebas.

Una operación policial efectuada a mediodía del viernes en un hotel de la calle de Capitán Haya desencadenó la recuperación de parte de la valiosa obra sustraída y la detención, de nuevo, de Ángel Suárez, alias Cásper, supuesto cabecilla de una banda dedicada a atracar bancos, y de su hombre de confianza, José Manuel Candela.

Ambos se disponían a vender una de las obras de la colección cuando se toparon con la policía. El tercer detenido es Luis Miguel del Mazo, ex vigilante de seguridad de la lujosa residencia que Koplowitz posee en un ático del madrileño paseo de la Habana. Éste, según fuentes cercanas a la investigación, se entregó a la policía en la mañana de ayer tras saber que le buscaban.

Los cuadros recuperados, además de El columpio, son: Las Tentaciones de San Antonio, de Pierre Brueghel; Niña con sombrero, de Leonard Foujita; Paisage á Eragny, de Camil Pissarro; Escenas de Carnaval, de José Gutiérrez Solana; Al baño Valencia, de Joaquín Sorolla; Bodegón de Flores, de Hermen Anglada Camarasa; Las Fábricas, de Maximilien Luce; Vistas de los Picos de Europa, de Carlos Haes, y el anónimo Mujer con pajarito.

Las obras que quedan por recuperar son La caída del burro, de Goya; Guitarra sobre una silla, de Juan Gris; La casita de muñecas, de Foujita; Porto D'Anzio, de Francisco Pradilla; Bodegón de flores, de Anglada Camarasa; Claro de sol sobre nubes de primavera en la Sierra de Guadarrama, de Carlos Haes; Rower on a quiet river, de Emilio Sánchez Perrier; L' Avenue du Bois de Bologne, de Loir Luigi y el anónimo Banquete con orquesta.

El ex vigilante confiesa

Cásper, Candela y Del Mazo fueron detenidos por primera vez en relación con este espectacular robo en diciembre pasado, pero entonces negaron su implicación. La instructora del caso, Paloma García de Ceca, titular del Juzgado de Instrucción 17 de Madrid, les dejó en libertad provisional.

Ni Cásper ni Candela opusieron resistencia a la policía. Ayer por la tarde prestó declaración Cásper, quien hoy pasará a disposición judicial. También ha declarado el ex vigilante de seguridad de la finca. Éste, según fuentes cercanas a la investigación, ha confesado su implicación en el robo y asegura que abrió la puerta de la finca de Koplowitz a los asaltantes en connivencia con ellos. Si los jueces creen esta versión, los hechos serían calificados como constitutivos de un hurto penado en este caso con entre uno y tres años de cárcel.

Fuentes de la investigación aseguraron ayer que, al verse detenido, Cásper colaboró con la policía y dijo dónde se hallaba una parte de la valiosa colección robada.

Esta operación policial supone un punto y seguido a una larga investigación que se inició justo después de perpetrarse el robo en la madrugada del pasado 8 de agosto. La policía comenzó a seguir el rastro de las obras robadas a raíz de la intervención del teléfono del ex vigilante de la finca. Luis Miguel del Mazo comentó a los agentes que unos ladrones, encapuchados, le habían inmovilizado tras golpearle y maniatarle. Los agentes no le creyeron. Y demandaron autorización judicial para intervenir su teléfono y seguirle.

Se da la circunstancia de que Koplowitz donó en el año 2000 un total de 3,3 millones de pesetas en acciones de FCC a este vigilante. El robo de las pinturas rozó la perfección. Las alarmas no funcionaron y los ladrones no dejaron ni una sola huella en el lujoso ático de la empresaria, de 300 metros cuadrados. Ahora les han pillado con las manos en la masa.

Pinturas de enorme valor

Muchos de los cuadros robados en el piso de Esther Koplowitz son de gran valor. Éstos son algunos de los más importantes:

El columpio de Goya. Obra de 1787. Los asuntos populares eran la temática elegida para decorar el salón del palacio de El Capricho, la finca de recreo a las afueras de Madrid propiedad de los Duques de Osuna. Por esta obra el maestro cobró 2.500 reales. Los expertos lo valoran en 2.000 millones de pesetas. El cuadro pertenece al ex marido de Esther Koplowitz, Alberto Alcocer, que lo tenía asegurado.

La caída del Burro de Goya. Pintado también en 1787, esta vez por encargo de la marquesa de Casa Peñalver y de Cárdenas de Monte Hermoso. Valorado en unos 2.000 millones de pesetas

Guitarra sobre una silla de Juan Gris. Óleo, arena y collage sobre lienzo, pintado en 1913. Pertenece a su época de composiciones coloristas con collages que otorgaban a sus obras una originalidad dentro del cubismo. Según los expertos, la obra podía alcanzar los 500 millones de pesetas.

Las tentaciones de San Antonio del pintor flamenco Pieter Brueghel. Reflejó fielmente la vida del pueblo flamenco y fue uno de los más grandes artistas de su época. Sus pinturas están fechadas y firmadas entre 1558 y 1568. El tema de la obra fue recurrente en muchos pintores anteriores y posteriores e inspiración para una de las novelas más importantes de Gustave Flaubert.

Paysage à Eragny. Óleo sobre lienzo, del francés Camille Pissarro, pintado en 1894. Cuadro de enorme interés por ser su autor figura clave del impresionismo.

Niña con sombrero y La casita del pintor francés de origen japonés Tsuguharu Foujita (1886-1968), autor de naturalezas muertas, figuras, desnudos y retratos que conservan la minuciosidad del dibujo oriental. Aporta un elemento exótico en el coleccionismo español. El primero de los dos es propiedad de Alberto Alcocer

Escenas de carnaval de José Gutiérrez Solana, a quien las máscaras le obsesionaron durante toda la vida, algo que se refleja en toda su obra. Artista creador de un expresionismo peculiar y trágico.

Al baño, Valencia. Óleo sobre lienzo, pintado por el valenciano Joaquín Sorolla en 1908. El pintor estuvo vinculado al impresionismo, del que hizo una interpretación personal basada en el protagonismo absoluto de la luz y del movimiento de las figuras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de junio de 2002

Más información