Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SUCESO

Una banda asalta el piso de Esther Koplowitz y roba 14 pinturas de gran valor

La policía sospecha que el robo fue 'un golpe por encargo' de un comprador

Un grupo de al menos tres individuos se coló con sigilo hacia las 4.00 de la madrugada de ayer en el bloque de viviendas de tres plantas del paseo de La Habana, en el distrito de Chamartín de Madrid, donde Esther Koplowitz tiene un piso de lujo. Los asaltantes llegaron a la puerta de la vivienda de la empresaria y llamaron al timbre.

El vigilante de una empresa privada de seguridad, que lleva muchos años custodiando la vivienda y que cuenta con la plena confianza de Esther Koplowitz, abrió la puerta. Sólo le dio tiempo a vislumbrar a 'un hombre muy alto y corpulento', según declaró a la policía.

El vigilante recibió un puñetazo en el rostro que le derribó y dejó semiconsciente. Los ladrones le maniataron y amordazaron con cinta aislante para asegurarse de que no se movía durante el robo. Le vendaron los ojos y le taparon las orejas para evitar que pudiera ver y oir a los delincuentes.

Los ladrones fueron a tiro hecho. Se centraron en coger las obras de arte de más valor de la vivienda. Recorrieron las dependencias del domicilio descolgando cuadros. Luego los cargaron en una furgoneta y se los llevaron.

La empresaria explicó ayer en un comunicado de prensa que 'para poder entrar en el domicilio los ladrones atacaron previamente a un guarda jurado, al que causaron diversas lesiones, y forzaron la puerta de entrada' del piso.

La policía sospecha que se trata de una banda compuesta por cuatro individuos: tres fueron los encargados de ejecutar el asalto y un cuarto miembro les esperaba a la salida del bloque de viviendas al volante de una furgoneta para cargar las obras de arte sustraídas. Los investigadores creen que la banda ha ejecutado el robo por encargo de un comprador de arte, posiblemente de EE UU o de Japón. 'Nadie da un palo de estas características sin tener antes un comprador', aseguran fuentes policiales.

El asalto fue denunciado en la mañana de ayer en la Brigada Provincial de la Policía Judicial. La Policía Científica inspeccionó la vivienda en busca de huellas dactilares, descubriendo varias impresiones digitales. Pero está por precisar si pertenecen a los asaltantes o bien a los obreros que durante estos días realizaban una pequeña reforma en la vivienda. 'Casi seguro que los ladrones actuaron con guantes', señala un investigador.

Los vecinos del edificio de paseo de la Habana en el que se encuentra la vivienda de Esther Koplowitz aseguran que no escucharon nada que les alarmara y les indicara que la casa de la empresaria estaba siendo desvalijada. Varios vecinos del inmueble, de tres plantas y un ático, rodeado de árboles, informaron que durante la madrugada no escucharon nada que les hiciera sospechar que la vivienda, que ocupa una planta, estaba siendo objeto de un robo.

Algunos de los residentes se enteraron de que habían robado obras de arte en la vivienda de la empresaria por 'comentarios', y otros al ver a agentes de la policía en el edificio que está rodeado de una valla que da paso a una zona ajardinada.

El edificio, que cuenta con vigilancia privada, se encuentra cerca de unas obras de ampliación del metro, cuyos operarios tampoco escucharon nada sospechoso.

Entre los cuadros robados hay dos obras de Goya (La caída del burro y El columpio, valorada cada una en 2.000 millones de pesetas, según fuentes de la investigación), una de Juan Gris (Guitarra sobre una silla), una de Pisarro (El paisage de Eragny), otra de Isidro Nonell, dos foujita ( La casita de muñecas y Niña con sombrero), un brueghel (Las tentaciones de San Antonio) y un sorolla ( Al baño). También se llevaron un cuadro del pintor Gutiérrez-Solana (Máscaras de carnaval), otro de Francisco Pradilla (Porto D'Anzio) y un último de Anglada Camarasa (Bodegón de Flores). Además se apoderaron de otras seis obras de arte sin especificar.

El valor de los cuadros sustraídos alcanza varios miles de millones de pesetas. La empresaria Esther Koplowitz afirmó ayer en un comunicado de prensa que 'cualquier información que conduzca a la localización de las obras de arte robadas será recompensada'. La policía y la Interpol disponen de fotografías y de toda la documentación relativa a las obras sustraídas.

Esther Koplowitz, marquesa de Casa Peñalver y de Cárdenas de Monte Hermoso, es la mayor accionista de Fomento de Construcciones y Contratas (FCC), el principal grupo constructor español. El 1 de junio de 1998 llegó a un acuerdo con su hermana, Alicia, por el que se comprometió a comprarle la parte alícuota -el 28,26%- de la empresa de construcción.

El monto de la operación de compra se elevó a 136.624 millones de pesetas y Esther pasó a ser la accionista mayoritaria del grupo empresarial con el 56,4% de las acciones.

Esther Koplowitz está considerada una de las mujeres más ricas del mundo. Su fortuna supera los 200.000 millones de pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de agosto de 2001