Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia plantea dudas sobre el pacto de déficit cero en la UE

París quiere una 'reinterpretación inteligente'

La capacidad de la Unión Europea para coordinar sus políticas económicas y la credibilidad del Pacto de Estabilidad están hoy en juego. Los ministros de Economía y Finanzas se reúnen en Madrid con carácter extraordinario para intentar aprobar las grandes líneas que deben guiar durante este año las decisiones que adopten en el ámbito presupuestario, para no crear distorsiones. Francia no quiere comprometerse con el déficit cero.

El Gobierno francés, hasta el momento, se opone a fijar una fecha concreta para tener saneadas sus finanzas. Y no está sola: Reino Unido y Portugal plantean problemas similares.

Vistas las discrepancias, el canciller alemán, Gerhard Schröder, reaccionó ayer a las pretensiones de Francia. 'Lo que nosotros hacemos, lo esperamos también de nuestros socios', dijo Schröder. 'Tiene que haber igualdad de trato'.

Pero las cosas no están nada claras. Y como se aseguraba ayer en Bruselas a apenas 24 horas del comienzo del Ecofin -reunión de ministros europeos de Finanzas-, 'estamos despistados'. La presidencia española en la UE todavía no ha presentado ante sus socios ningún texto de compromiso para conciliar las posiciones de los Quince sobre las grandes orientaciones de política económica de 2002 (GOPE). El documento que está sobre la mesa es el mismo que se trató en la última reunión del Ecofin celebrada en Luxemburgo hace dos semanas y que contaba con las reservas de cinco países, Francia, Reino Unido, Portugal, Alemania y Bélgica. En estas condiciones, existe oposición suficiente para que el texto no pase a pesar de que en Bruselas se confíe todavía en el acuerdo.

La atención está puesta en la posición con la que se presente a la discusión el Gobierno francés, que de momento no ha dado señales que indiquen que, pasadas las elecciones legislativas, vaya a aceptar la fecha recomendada por la Comisión Europea para alcanzar el equilibrio presupuestario en 2004. Francis Mer, que en su primer Ecofin se estrenó afirmando que esa fecha no estaba 'escrita en mármol', seguirá como ministro de Finanzas. Francia está esperando el resultado de un estudio sobre la evolución del gasto para pronunciarse definitivamente. El problema es que no estará listo hasta final de mes. Bruselas dice que no se puede ligar esta cuestión con la aprobación de las GOPE.

La nueva ministra de Industria y ex presidenta del Parlamento Europeo, Nicole Fontaine, dice que el Gobierno francés 'reinterpretará inteligentemente' el Pacto de Estabilidad.

Las recomendaciones de Bruselas pueden ser modificadas o adoptadas por los ministros con un voto por mayoría cualificada, antes de que sean refrendadas por los jefes de Estado o de Gobierno. 'Pero lo ideal sería encontrar el consenso, como es habitual. Veremos que es lo que dice Francia', se afirma en Bruselas. Los votos en contra y las abstenciones no cuentan, sólo los favorables. El ministro español de Economía, Rodrigo Rato, tiene ante sí un dilema. O decide aprobar hoy el texto por mayoría cualificada, contando con el voto en contra de París a la recomendación. O cede ante las presiones francesas y pasa el documento a los jefes de Estado sin referencias temporales para que sean ellos los que decidan.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de junio de 2002