Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una exposición retoma la relación de Josefina de la Torre con el 27

Desde los emblemáticos Poemas de la isla hasta la boda frustrada con Buñuel o el soneto erótico con el que Alberti resume las pasiones que levantó en la generación del 27; desde el delicado timbre de la voz que dobla al español a Marlene Dietrich en las producciones de la Paramount hasta su tragedia personal, con la pérdida de un marido (el actor Ramón Corroto) apenas dos años después de casarse, o el hijo que nunca tuvo. Todos éstos son elementos que se reflejan en la exposición Los álbumes de Josefina de la Torre, que se exhibe hasta mediados de julio, en la Casa de Colón de la capital grancanaria.

El Ejecutivo ya ha anunciado la concesión de la Orden de las Islas Canarias, distinción que sólo poseen los ex presidentes y premios Canarias.

Nacida en 1907 en Las Palmas de Gran Canaria, Josefina de la Torre Millares, que actualmente vive en Madrid, publicó Versos y estampas a los 20 años, con prólogo de Pedro Salinas, aunque 'su voz quedó ensombrecida por la megafonía social de los varones de la generación del 27', en opinión de la comisaria de la muestra, Alicia Mederos.

Los Poemas de la isla, Marzo incompleto, Medida del tiempo, En el umbral (novela corta) y los versos inéditos dedicados a Corroto bajo el título Él, que se conocen por primera vez en esta exposición, resumen una trayectoria que introduce en la literatura de la época elementos atractivos llenos de referencias al mar, la playa, la especial luz de estas islas, compatibles con algunos de los principios generales del momento: sencillez formal, lirismo interior y lenguaje cercano a la expresión popular.

Olvido

Sus poemas están en la Antología con la que Gerardo Diego da fe del nacimiento de la generación del 27. La comisaria de la exposición considera que, al no exiliarse, a Josefina de la Torre 'le cayó la losa del olvido frente a los laureados retornados, pasando casi por colaboracionista cuando intelectual y artísticamente era totalmente rupturista'. Como contrapartida, el libro de autógrafos que se expone en esta muestra da fe de su magnífica relación con todos los autores del 27.

Mederos señala que Josefina de la Torre representó 'una vida de vanguardia mucho antes de este movimiento artístico'. Así lo vendrían a demostrar las más de 15 obras representadas por la compañía teatral que fundó con su hermano Claudio (Teatro Mínimo); su carrera como primera actriz en el Teatro Nacional María Guerrero y en otras 10 compañías, su trayectoria de soprano con la Orquesta Sinfónica de Madrid y de la compañía de zarzuelas del maestro Sorozábal, así como su dilatada experiencia cinematográfica.

Los álbumes de Josefina de la Torre, la última voz del 27 está organizada por la Viceconsejería de Cultura y Deportes de Canarias, el Instituto Canario de la Mujer y los cabildos insulares de Tenerife y Gran Canaria, y viajará por el resto del archipiélago.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de junio de 2002