Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy apela a las víctimas ante el nuncio para defender la Ley de Partidos

Monteiro da por 'superada' la crisis entre el Gobierno y la Iglesia

El representante del Vaticano en España, Manuel Monteiro, aprovechó ayer su presencia en el primer acto de la Fundación Víctimas del Terrorismo para destacar que la crisis entre la Iglesia y el Gobierno, suscitada por la pastoral de los obispos vascos contra la Ley de Partidos, está superada. El vicepresidente primero, Mariano Rajoy, también aludió a dicha ley, pero para decir que 'es la memoria de las víctimas la que subyace' bajo esa norma.

A nadie pasó desapercibida la presencia del nuncio vaticano en España en el primer acto de una fundación, como la de víctimas del terrorismo, surgida de un pacto, el de las Libertades, suscrito por el PP y el PSOE en diciembre de 2000, y al que no se adhirió la Iglesia Española. El embajador del Vaticano, que no tomó la palabra en la presentación de la exposición fotográfica con la que la Fundación echa a andar, hizo unas declaraciones a los periodistas al finalizar el acto para resaltar cómo su presencia en él es una 'manifestación' de que 'las relaciones entre el Estado y la Iglesia son muy buenas'.

Recordó que los dos encuentros que mantuvo con el ministros de Exteriores, Josep Piqué, fueron 'muy buenos' y dio por 'más que superados los momentos difíciles', ya que se negó a calificar de 'crisis' la situación vivida con la Conferencia Episcopal española al negarse ésta a criticar la pastoral de los obispos vascos por su ataque a la Ley de Partidos y a la ilegalización de Batasuna. 'Ya me gustaría que la fluidez que mantenemos con España la tuviéramos con los 175 países con los que el Vaticano tiene relaciones'.

El vicepresidente primero del Gobierno, Mariano Rajoy, flanqueado por el presidente del BBVA, Francisco González; la presidenta de la Asociación de Víctimas, Ana Vidal, y el nuncio, también se refirió a la Ley de Partidos en la presentación del acto. Apeló a la memoria de las víctimas del terrorismo para 'adoptar cuantos instrumentos legislativos, judiciales y policiales' estén al alcance 'para tratar de combatir de forma integral al terrorismo' y más precisamente para aprobar la Ley de Partidos, a la que calificó como 'uno de los instrumentos más importantes de los últimos años para la defensa de la democracia'.

Con el acto de ayer, la Fundación de Víctimas del Terrorismo inicia su actividad, cuyo objetivo primordial, además de concienciar a la sociedad sobre el daño del terrorismo, es hacer de las víctimas el eje de la movilización y lucha contra el terrorismo.

Presidida por el ex presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, que ayer no acudió a su primer acto por encontrarse 'indispuesto', según fuentes de la organización, participan en su Patronato los subsecretarios de Hacienda, Presidencia, Educación y Cultura e Interior; los presidentes del BBVA, Francisco González; de Endesa, Manuel Pizarro, y de Iberdrola, Íñigo Oriol, así como el ex ministro, Abel Matutes, el periodista Gorka Landáburu, el profesor Francisco Llera y representantes de varias asociaciones de víctimas.

En su presentación, ayer, acudieron, además de numerosos representantes del Patronato, el Defensor del Pueblo, Enrique Múgica; el portavoz del PSOE en el Congreso, Jesús Caldera, y el del PP, Luis de Grandes.

Surgida del Pacto Antiterrorista, suscrito por el PP y PSOE en diciembre de 2000 y a propuesta de los socialistas, agrupa a todas las asociaciones de víctimas del terrorismo, vinculadas a la Fundación, aunque mantienen su personalidad. La Fundación está financiada con fondos del Estado, de mecenas privados y en breve se incorporarán las comunidades autónomas.

Los proyectos inmediatos de la Fundación hasta fin de año se centran en la promoción de programas educativos en los centros escolares; en la celebración de encuentros con jóvenes en el País Vasco así como la de exposiciones y la elaboración de documentales; la creación de un premio de periodismo y otro escolar sobre trabajos relacionados con las víctimas y la publicación de un libro con colaboraciones de prestigio sobre el tema.

Los promotores de la Fundación creen ya superadas las etapas de marginación, primero, que padecieron las víctimas, y de asistencia, posteriormente, que han sido canalizadas a través de la Ley de Víctimas del Terrorismo que ha permitido compensar sus necesidades económicas con indemnizaciones para las víctimas o sus familiares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de junio de 2002