Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuncio acude hoy a un homenaje a las víctimas de ETA junto a Rajoy y Suárez

El representante del Papa acepta la invitación tras la polémica con el Gobierno por la pastoral vasca

El nuncio en España, Manuel Monteiro de Castro, asistirá hoy al primer acto oficial de la Fundación Víctimas del Terrorismo, en el que se realizará un homenaje a las personas asesinadas por la banda terrorista ETA. Según informaron fuentes de la fundación a Europa Press, al acto asistirán también el ministro del Interior, Mariano Rajoy, y el ex presidente del Gobierno Adolfo Suárez, presidente de la Fundación Víctimas del Terrorismo.

El acto tendrá lugar en la sala de exposiciones del BBVA, cuyo presidente, Francisco González, asistirá asimimo al acto. Éste consistirá en la inauguración de la exposición fotográfica internacional Terrorismo y Libertad, que se convertirá en un homenaje a las víctimas de ETA durante las intervenciones que realizarán los invitados.

La presencia del nuncio en el citado acto se produce tras dos semanas de tensión entre el Gobierno y la Iglesia a raíz de la pastoral de los obispos vascos contra la Ley de Partidos.

La polémica pastoral provocó que el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Piqué, convocara al nuncio al día siguiente de conocerse el texto de los prelados vascos para expresarle el malestar del Ejecutivo por el contenido del mismo. Piqué mostró al nuncio la conveniencia de que la Santa Sede expresara su disconformidad con la pastoral y dio instrucciones al embajador en el Vaticano, Carlos Abella, para expresar la queja del Gobierno por este hecho.

Cinco días después, Piqué y el nuncio mantuvieron una reunión en el Ministerio de Asuntos Exteriores al término de la cual una nota de la Oficina de Información Diplomática explicaba que durante el encuentro el nuncio apreció en la pastoral la 'rotunda condena del terrorismo', aunque reconoció 'claros aspectos de inoportunidad'.

Al día siguiente, la nota del Comité Ejecutivo de la Conferencia Episcopal, en la que se arropaba a los obispos vascos y se rechazaban por 'injustas y desproporcionadas' las críticas del Gobierno hacia la pastoral, volvió a caldear la temperatura.

Según fuentes consultadas por Europa Press, la asistencia del nuncio puede interpretarse como un gesto para recuperar el buen clima en las relaciones Gobierno-Iglesia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de junio de 2002