Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

180 fotografías de August Sander enseñan el rostro del tiempo

Se exhiben los retratos de mujeres

Los retratos de August Sander (Herdorf, 1876-Colonia, 1964), un clásico de la fotografía moderna, figuran desde hoy en el recorrido del festival PhotoEspaña 2002 por Madrid. La Fundación Santander Central Hispano (Marqués de Villamagna, 3, www.fundacion.bsch.es) se ha unido al proyecto con una selección de 180 imágenes, sobre todo de mujeres, el rostro del tiempo, seleccionadas por Gerhard Sander, nieto del fotógrafo.

'Quiero transmitir con franqueza la verdad de nuestra época y sus gentes', escribió August Sander en 1927, en una presentación de su proyecto Hombres del siglo XX, donde quería recoger la sociedad alemana a través de siete grupos de población. El texto figura en el comienzo de la exposición August Sander. Retratos, inaugurada ayer en la Fundación Santander Central Hispano y abierta hasta el 21 de julio.

Javier Aguado, director gerente de la fundación, y Oliva María Rubio, directora artística de PhotoEspaña, explicaron ayer la incorporación del retrato de mujeres en la obra de Sander al contenido del festival, dedicado desde la anterior edición al mundo femenino, ya que 'Sander era un hombre avanzado y reflejó a la mujer como un ser de igual a igual'.

Gerhard Sander, nieto del fotógrafo y comisario de la exposición con Susanne Lange, ha revisado el legado del fotógrafo para seleccionar 180 imágenes, en la muestra y en el catálogo, copias nuevas a partir de los originales, con predominio de retratos de mujeres, que ocupan la mitad del montaje, y el resto con algunos ejemplos de los siete grupos de su crónica Hombres del siglo XX. 'Sander no tenía un enfoque especial al retratar a mujeres. Tenía un respeto enorme sobre el papel de la mujer y así aparece en esta exposición y en el estreno de la película de Reiner Holzemer, que trata a mi abuelo con una gran sensibilidad', afirmó el comisario.

En la misma sala se proyecta por primera vez este documental de 45 minutos, que Holzemer realizó para el canal de televisión Arte sobre la vida y la obra del fotógrafo. 'Me ha impresionado el respeto de Sander por los seres humanos y la alta calidad de sus obras', manifestó en la presentación.

Primer lenguaje

Gerhard Sander recomendó una nueva lectura de un discurso de August Sander en 1931 sobre la fotografía como un lenguaje universal y su adaptación a todas las personas. 'La fotografía se puede entender universalmente y sus imágenes son el primer lenguaje que se aprende'. Otros aspectos, como la creación de imágenes a través de la luz y la fotografía como 'una disciplina especial, con su propio lenguaje', explican proyectos de Sander como Hombres del siglo XX y los contenidos de la serie Tierra alemana, gente alemana, y el libro El rostro de nuestro tiempo, que fueron prohibidos por los nazis en los años treinta, que no estaban de acuerdo con las imágenes de los alemanes, sobre todo los retratos de la carpeta 'idiotas, enfermos, locos y la materia'. En el montaje aparecen retratos de fascistas y de judíos, en una pose para pasaportes, que explica el documental de Holzemer.

La fundación que conserva en Colonia el legado de Sander tiene 4.000 copias originales y 11.000 negativos, junto con su biblioteca y sus muebles. En la exposición de Madrid, que se puede seguir también en el catálogo, con textos de Susanne Lange, Juan Manuel Bonet, el escultor Andreu Alfaro y un texto de August Sander, se puede seguir el tiempo del fotógrafo, entre 1910 y 1945, con la República de Weimar, el centro artístico de Berlín con figuras como Thomas Mann, Sternberg, Grosz y Brecht, y el horror del Tercer Reich.

Sander expone una galería universal de la condición humana en los retratos de campesinos, artistas, albañiles, músicos, artesanos, burócratas, secretarias, bailarines, industriales, desempleados, discapacitados. 'Suministran una excelente oportunidad para explorar la huella ocupacional y estructurada en clases de la humanidad', según Thomas Mann (1929).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de junio de 2002