Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia suspende la expulsión de los ex criados de Menem

La Audiencia Nacional ha dado marcha atrás en su decisión de avalar la expulsión de Oleksandr Furman, de 46 años, y Nataliya Podkoritova, de 44, y ha permitido la entrada en España del matrimonio ucranio que desde 1998 hasta 2001 trabajó en el servicio doméstico del ex presidente argentino Carlos Menem y más tarde en el de su hija Zulemita.

La Audiencia había respaldado el pasado jueves su expulsión (llegaron al aeropuerto de Barajas el 28 de mayo, donde solicitaron asilo, que les fue denegado) con el argumento de que esta pareja, que aduce que se halla en peligro por la persecución que según ellos sufren del entorno del ex presidente, disfrutaba de protección policial en Argentina. Habían declarado como testigos protegidos en el sumario contra Menem por tráfico de armas y enriquecimiento ilícito.

Riesgo cierto

Pero el viernes la letrada recibió documentación de la Prefectura General argentina (equivalente a la Dirección de la Policía) en la que se certificaba que los ucranios no cuentan con protección desde enero. A la vista de ese nuevo dato, la Audiencia Nacional dictó ayer un auto en el que arguye, de un lado, que el riesgo para la vida y la integridad física de esas personas se infiere del hecho de que las propias autoridades argentinas les suministrasen protección.

De otro, razona que puesto que no constan las razones por las que decidieron dejar de custodiarles, la 'prudencia' aconseja evaluar que se hallan aún en peligro, por lo que acuerda suspender la expulsión del matrimonio y su hijo Anton, de 21 años, hasta que se resuelva el recurso (suele tardar un año) contra la denegación de asilo presentado por su abogada, Carmen Pérez.

La letrada mostró su satisfacción por la 'sensibilidad mostrada' por la Sección Primera de la Sala de lo Contencioso-Administrativo frente a la insensibilidad de la Administración.

Tras salir del aeropuerto de Barajas, Furman agradeció que el Gobierno argentino les suministrase pasaportes para salir del país y el apoyo de quienes les han ayudado estos días. 'Estuvimos muy nerviosos', dijo. 'Sufrimos persecuciones políticas por parte de círculos políticos de alto nivel como el Partido Justicialista o el Partido ARI', agregó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de junio de 2002