Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La teoría y la emoción del diseño español se exhiben en Berlín

La Akademie der Künste reúne 400 obras

Del humor de las sandalias Nanny Danio Post de Dorotea a un clásico: el vestido-cometa que en 1990 diseñó Sybilla. De la tumbona letargo de Miguel Milá al inevitable toro de Osborne, creado por Manuel Prieto en 1956. La exposición Pasión. Diseño español, inaugurada el jueves en la Akademie der Künste de Berlín, reúne más de 400 obras de 260 autores. Un recorrido 'teórico y emocional' por el diseño español que, según Quim Larrea, comisario de la muestra, representa a creadores de '70 a 27 años'. 'En España', explica Larrea, 'la frontera entre el lenguaje del arte y el del diseño es cada vez más indefinida'.

En un extremo, un cuerno enorme de cartón. En el otro, dos huevos fritos hinchables. La exposición recorre toda una planta de la academia Der Künste, un edificio racionalista de Werner Dütmann que alberga uno de los archivos documentales y fotográficos más importantes de Berlín. Hasta el 30 de junio, entre papeles que pertenecieron a Bertolt Brecht o a George Grosz, se puede contemplar la silla Toledo, de Jorge Pensi; el cartel que Óscar Mariné diseñó para la película Todo sobre mi madre y Juan Gatti para Tacones lejanos, ambas de Pedro Almodóvar; la Gioconda de Chupa-Chups, cartel de José Gil-Nogués para anunciar el popular caramelo, o las zapatillas pelotas, el modelo de Camper que ha logrado vender dos millones de pares en todo el mundo.

Organizada por las sociedades estatales españolas para el Desarrollo y el Diseño y la Innovación (DDI) y para la Acción Cultural Exterior (SEACEX), la exposición toma como punto de partida el año 1980. Aunque incluye varias piezas anteriores (el toro de Osborne o la silla BKF de Antonio Bonet), se centra en los trabajos que han marcado los últimos años del diseño español. De las 400 obras seleccionadas, 200 -objetos, moda y diseño gráfico- están dispuestas en la sala y las otras 200 se exhiben en una gran pantalla audiovisual. 'Hemos elegido como hilos argumentales los iconos más significativos de la cultura y del imaginario español: la emoción, la fiesta, la siesta, la tierra, el toro, el surrealismo y la tragedia', afirma Quim Larrea. 'Se trata de un guión deliberadamente tópico', añade Isabel Barreiros, presidenta de la sociedad estatal DDI. 'Un guión que también de forma deliberada es transgredido para que así el visitante pueda reinterpretar nuestros tópicos y acabe con una visión menos simple de nuestro país'.

'Decidir qué es representativo de las tendencias estéticas en la propaganda o el consumo en los últimos años no es fácil', continúa Juan Carlos Elorza, presidente de SEACEX. 'Creo que esta exposición afronta ese reto con rigor'. 'El criterio de selección', añade Larrea, 'es siempre subjetivo. Yo intento explicar mi subjetividad: en esta exposición hemos querido que estén presentes aquellos que han demostrado una capacidad, aquellos con nombre propio, y por otro lado aparecen los jóvenes, a los que sólo se les pide creatividad para que sean nuestros sucesores'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de junio de 2002