Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Ley de Calidad avala la posibilidad de que haya escuelas exclusivas para cada sexo

Educación frustra un intento de acabar con la segregación de género en la admisión de alumnos

Las leyes educativas (LODE, LOGSE) recogen que las razones ideológicas, religiosas, morales, sociales, de raza o nacimiento no podrán ser motivos de discriminación para admitir a los alumnos en los centros escolares. No se habla de sexo, de tal forma que puede haber colegios de niños y de niñas. El Consejo Escolar del Estado aprobó ayer una enmienda de los representantes del Ministerio de Educación presentada ex profeso para que esa situación siga idéntica. Con ello revocaban un informe aprobado previamente en el que se proponía que el sexo no fuera motivo de discriminación en ningún caso.

La semana pasada la Comisión de Dictámenes y Estudios del Consejo Escolar del Estado aprobó un informe en el que se hacían distintas sugerencias para modificar el texto de la nueva Ley de Calidad de la Educación. Entre ellas se proponía al Ministerio de Educación que retocara el artículo 68.6 para que el sexo de los alumnos no pudiera ser motivo de discriminación para matricularse en los centros escolares. Esa salvedad suponía la prohibición de los centros exclusivos para niños o niñas.

El siguiente paso fue la reunión, el martes, de la Comisión Permanente del Consejo Escolar, un nuevo foro en el que la mayoría de sus miembros se inclinó por apoyar las enmiendas introducidas por los representantes del Gobierno, de tal forma que echaron abajo buena parte de lo aprobado la semana anterior. La cuestión del sexo fue una de ellas. Los representantes del ministerio, Juan Ángel España, director general de Cooperación Territorial y Alta Inspección, y José Luis Mira, director general de Formación Profesional, presentaron la enmienda, que se aprobó con 10 votos contra 7, por la que el sexo de los escolares ya no se incluye entre las razones que impiden discriminar al alumnado al matricularse en los centros.

En la actualidad hay colegios privados de niños y de niñas y las organizaciones de izquierda con representación en el Consejo Escolar no quieren que esta segregación se produzca en los centros sostenidos con fondos públicos. 'Y eso puede ocurrir si se conciertan esos centros privados. La idea de los niños con los niños, las niñas con las niñas, profundizará la desigualdad de género', explicó ayer la presidenta de la confederación laica de padres de alumnos (Ceapa), Eulalia Vaquero, miembro del Consejo Escolar.

Los representantes de UGT, CC OO, la Confederación laica de padres (Ceapa) y la de alumnos Canae, se opusieron a esta enmienda del Gobierno, pero los votos de estas organizaciones no pudieron contra los del Gobierno, la Confederación católica de padres (Concapa), la patronal privada de centros CECE, la confederación de alumnos CES, los empresarios de la CEOE, , el vicepresidente el Consejo, Ramón Pérez Juste, sindicatos de línea conservadora y dos profesionales de reconocido prestigio, María Rosa de la Cierva y de Hoces y María Dolores de Prada Vicente.

Así sucedió con casi la totalidad de las sugerencias que recogía el primer informe del Consejo Escolar del Estado. Una enmienda tras otra fueron modificándolo, o dejándolo como estaba redactado en la Ley.

Las organizaciones de izquierda se quejaron de que no se había recogido ninguna enmienda 'importante' de las que presentaron el martes.

Es el caso de los itinerarios, sobre los que se levantaron algunas dudas sobre su constitucionalidad y se propusieron sugerencias en el primer informe del Consejo Escolar. En ese informe se pedía que se aclarara en la Ley qué asignaturas tendría cada itinerario, cara a la obtención del título, y si la variedad de vías educativas no impediría respetar el derecho a una educación igual para todos en la etapa obligatoria. Los representantes del Gobierno ganaron una enmienda en la que se rechazaba hacer más concreciones a la Ley.

La Confederación católica de padres introdujo una enmienda para que los padres tengan la posibilidad de 'asociarse para colaborar en la mejora de la educación de sus hijos'. Y otra en la que se pide que se cree en el Ministerio un centro de recursos educativos para la familia.

La sesión del martes empezó a las 10 de la mañana y acabó a media noche. Se discutieron 'a toda prisa' más de 630 enmiendas, según explicó Eulalia Vaquero, de Ceapa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de mayo de 2002