Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 'nuevo Prado' arranca con más autonomía, dinero y 100 nuevos puestos

Serra y Zugaza presentan el nuevo organigrama y las exposiciones del museo hasta 2004

El lema Hacia el nuevo Prado en varios idiomas sobre fondo azul formó parte del escenario elegido ayer por Eduardo Serra y Miguel Zugaza, presidente del patronato y director del museo, para presentar los planes hasta 2004, sobre todo el organigrama de dirección con los últimos nombramientos, las cinco jefaturas de conservación, la ampliación con el proyecto de Rafael Moneo y las exposiciones. Para esta etapa, destacaron el incremento de la autonomía y del presupuesto, que posibilitan cien nuevos puestos de trabajo, 20 de ellos de alta dirección o fuera de convenio.

'El Prado va a abordar proyectos que eran impensables hace seis meses', afirmó ayer Eduardo Serra, presidente del Patronato del Museo del Prado, al presentar la etapa hasta 2004, fecha prevista para la terminación de la ampliación con el claustro de la iglesia de los Jerónimos y el acceso público por la espalda del edificio Villanueva, según el proyecto de Rafael Moneo, que ya tiene las primeras vallas y grúas.

La ampliación, la modernización y las actividades y servicios son los tres pilares en los que se asienta el nuevo Prado. La ampliación depende de los presupuestos del Ministerio de Educación y Cultura y para las tareas del museo se cuenta este año con un presupuesto de 25,8 millones de euros. Serra destacó el 'enorme crecimiento' respecto al año 2000 (15 millones de euros) y la dedicación de 3,5 millones de euros para gastos de personal. 'Las carencias de personal y la escasez de retribuciones pueden ser paliadas con esta inyección financiera'. Anunció que el 'incremento de la autonomía del museo' permite, de acuerdo con las negociaciones con Cultura, Hacienda y Administraciones Públicas, contratar 100 nuevos puestos de trabajo (en una plantilla de 407 trabajadores), que afectará a todas las áreas. Los nuevos puestos serán 40 de funcionarios, 40 de personal laboral y 20 fuera de convenio o alta dirección.

Con el 'power point'

Una plaza de alta dirección ya se ha cubierto con el nombramiento de Gabriele Finaldi, conservador de pintura española e italiana en la National Gallery de Londres, como nuevo subdirector de conservación, que va a tener a su cargo las nuevas cinco jefaturas, tres de pintura española y dos de pintura extranjera, además de las secciones de esculturas y artes decorativas y de dibujos y grabados., y restauración. Serra felicitó a Miguel Zugaza y respaldó su gestión, como lo hizo el pleno del patronato del miércoles, por ser capaz en cuatro meses de asumir los retos y poner en marcha un plan operativo hasta 2004.

Con la ayuda del power point, el director, Miguel Zugaza, proyectó las líneas generales del plan operativo 2002-2004, dentro del 'profundo proceso de transformación del Prado, que afecta a su organización e infraestructura'. La ampliación, ya en marcha y 'a buen ritmo', con Villanueva y Jerónimos y Casón y Museo del Ejército, suma 58.000 metros cuadrados (para exposición y servicios). Se van a replantear el Prado disperso (4.500 obras en depósitos) y el Prado itinerante, con exposiciones, cuyo centro de actividades se montará, tras su reforma, en el palacio de los Águila, de Ávila.

Otro de los pilares es la modernización, en paralelo con la ampliación, con la búsqueda de 'un modelo de gestión', un modelo propio, 'un traje a medida', dijo Zugaza con una expresión acuñada por Serra. Como novedad, comentó el organigrama que se ponía en marcha con los nombramientos de Gabriele Finaldi (subdirección de conservación) y de Eulalia Boada (gabinete de relaciones externas y promoción) y la ratificación de Leticia Azcue (gerencia). Las funciones de conservación se concentran en cinco jefaturas y se reestructuran las áreas de gestión y de gerencia. 'El modelo, una asignatura pendiente de estos años, establece unas bases sólidas sobre la identidad y naturaleza del museo que permite crecer en el futuro, con una organización moderna y eficaz'. La búsqueda de la calidad de los servicios del museo es el tercer pilar, con una oferta amplia de actividades, mejoras en la atención al visitante y extensión del horario de apertura del museo.

'Efecto Finaldi'

El nombramiento de Gabriele Finaldi como subdirector y responsable del área de conservación era previsible por los conservadores del museo, recibido con más expectativa que malestar. Se considera congruente con la forma de dirigir de Miguel Zugaza y de poner una persona exigente, conocedora de la pintura española y con experiencia en el funcionamiento de los grandes museos actuales.

La preocupación de los conservadores se centra ahora en las cinco jefaturas de conservación (pintura española, pintura flamenca, pintura italiana y francesa, pintura del XVIII y pintura del XIX), que agrupa los 11 departamentos actuales. Las cinco jefaturas tienen un nivel administrativo 29, y el personal espera que las subidas se repartan. En las quinielas de jefes ya figuran José Luis Díez, Manuela Mena y Alejandro Vergara, desde el interior.

Otra preocupación es la falta de espacio en el edificio de oficinas para los nuevos cargos. Es posible que el despacho del periodista José Luis Balbín ('asesor del patronato y funcionario', según Serra), junto al de Serra y Zugaza, quede libre por acuerdo de prejubilación.

El programa de exposiciones hasta 2004 se centra en el desnudo, la corte de Felipe V, Vermeer, Tiziano, Manet, el retrato español y otras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de mayo de 2002