Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ASCENSO DE LA ULTRADERECHA EN FRANCIA

¡No pasarán!

Cientos de miles de ciudadanos se unen a masivas manifestaciones antifascistas en 30 ciudades

Cientos de miles de ciudadanos franceses esgrimieron ayer el lema de la defensa del Madrid republicano, ¡No pasarán!, en las manifestaciones contra el ascenso del ultraderechista Jean- Marie Le Pen que recorrieron las calles de las principales ciudades del país. 'Le Pen, la inseguridad eres tú' o 'La resistencia comienza en la calle y acaba en las urnas' fueron lemas coreados por los manifestantes, que hicieron un llamamiento a votar el próximo domingo por Jacques Chirac en la segunda vuelta de las presidenciales, en las que se enfrenta a Le Pen. Mientras, Michèle Alliot-Marie, presidenta del partido de Chirac, RPR, excluyó la formación de un Gobierno de unidad nacional tras los comicios.

Varios cientos de miles de personas desfilaron ayer en una treintena de ciudades francesas para manifestarse contra Jean-Marie Le Pen, a favor de un país abierto y de su tradición republicana, así como para realizar un llamamiento a votar el próximo domingo 5 de mayo. En París, en Le Havre, Estrasburgo, Toulouse, Marsella, Nancy, Grenoble -la mayor concentración conocida en esta ciudad en los últimos 40 años-, Brest, Montpellier, Tours, Ajaccio, Carcassonne, Perpiñán, Burdeos, Lyón, Nantes, Brest o Niza, la ciudadanía salió a la calle respondiendo a la convocatoria de más de 60 asociaciones, partidos y sindicatos, todos ellos próximos a la izquierda. El alcalde de París, Bertrand Delanoë, el líder ecologista Noël Mamère, la novelista y hermana de Lionel Jospin, Noëlle Chatêlet, la trotskista Arlette Laguiller, así como el aún ministro verde Yves Cochet, figuraban en la grandiosa comitiva que recorrió las calles de la capital bajo cargados nubarrones.

'Le Pen, la inseguridad eres tú'; 'El racismo es una aFrenta Nacional'; 'La resistencia comienza en la calle y acaba en las urnas'; 'Hay que apagar el fuego'; 'F de fascista, N de nazi', así como un muy repetido 'No pasarán' fueron los mensajes más oídos entre los de carácter ofensivo contra el ultraderechista Le Pen y su Frente Nacional, pero compartieron protagonismo con las consignas que piden el voto para Chirac, muchas de ellas faltas de entusiasmo: 'Votad estafador, no fascista', 'Votaremos Chirac a falta de algo mejor' o 'Chirac, un voto lamentable'. En el caso de Laguiller y su grupo Lucha Obrera la consigna es: 'Ni voto para Le Pen ni plebiscito para Chirac' o, dicho de otro modo, 'hay que votar blanco o nulo'.

Si los socialistas, comunistas, verdes o trotskistas se movilizaron contra Le Pen y, en menor medida, por Chirac, la derecha democrática dejó al conjunto de la izquierda toda la responsabilidad de la operación para concentrarse en sus maniobras de aparato destinadas a reforzar la situación de Chirac y de su ya viejo partido gaullista. El centrista democristiano François Bayrou y el liberal Alain Madelin ven estos días cómo Chirac y los suyos lanzan una maniobra destinada a crear un partido único de la derecha al servicio del presidente. 'Con un partido único ni ganaremos las legislativas ni dirigiremos Francia', dijo Bayrou. 'Con los gaullistas, cuando te invitan a almorzar, nunca sabes si es como comensal o para comerte crudo', añadió para hacer comprender su rechazo a la integración de su corriente -casi un 7% hace una semana- dentro de la Unión por una Mayoría Presidencial (UPM).

Si en París las banderas rojas, los arco iris de los homosexuales y las verdes de los ecologistas compartieron protagonismo con la azul estrellada de Europa, Jean-Marie Le Pen, en cambio, no duda en seguir explotando la incomprensión y temor que causa la UE entre una buena parte de los ciudadanos franceses. 'Si hoy Francia es débil, eso se debe a que sus dirigentes lo han sacrificado todo por Bruselas. La UE es una suma de debilidades', declaró Le Pen a un semanario alemán. El jefe del FN espera 'superar el 30% de votos, un resultado que sería un fracaso, mientras que pasar de los 40% será un éxito'. Para Le Pen las manifestaciones de ayer y de la última semana carecen de importancia: 'Los que gritan en la calle no son el pueblo', resume.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de abril de 2002