LOS PROBLEMAS DE LOS INMIGRANTES

La UE castigará a los países que no persigan a las mafias que trafican con inmigrantes

Reclama a los Estados de los que salen barcos con extranjeros indocumentados que los readmitan

La Unión Europea quiere forzar a los países exportadores de inmigrantes irregulares a que luchen contra ese fenómeno. Los ministros de Justicia e Interior de la UE reunidos en Luxemburgo aprobaron revisar a la baja sus acuerdos de cooperación con aquellos países que no combatan a las mafias de tráfico ilegal de personas o que dejen partir de sus costas barcos cargados de inmigrantes, como Albania y Marruecos. Esos países deberán readmitir de inmediato a todos los extranjeros que lleguen a Europa por barco. Los 15 países miembros considerarán 'un valor añadido' para esos Estados la firma de acuerdos de readmisión.

España detuvo a unos 20.000 irregulares en la costa en 2001, frente a los 7.000 de Italia
Más información

La iniciativa surge a raíz de una petición realizada por Italia durante la última reunión de los ministros de Asuntos Exteriores, el pasado 15 de abril, para que se reforzaran en la UE los controles en las fronteras marítimas y se mejorara la vigilancia sobre los países de salida de los barcos cargados de inmigrantes.

El año pasado llegaron ilegalmente a las costas italianas y griegas más de 7.000 personas en condiciones precarias. En España fueron interceptados el año pasado en las costas de Canarias y del Estrecho de Gibraltar 20.000 irregulares. 'Éste es uno de los asuntos más dramáticos al que nos enfrentamos. Acabamos de ver cómo 12 personas han perdido la vida cerca de la costa de la islas Canarias', declaró el ministro de Interior, Mariano Rajoy.

Revisar la cooperación

Para luchar contra este fenómeno de la inmigración ilegal y combatir las mafias que se dedican al tráfico de seres humanos, el Consejo de Ministros de Justicia e Interior adoptó ayer unas conclusiones en las que resalta que es necesario coordinar la política de inmigración de los Quince y utilizar todos los instrumentos de los que dispone la UE en materia de política exterior. De esta manera, se consigue que la cuestión de la inmigración pase a formar parte también de los trabajos de los ministros de Exteriores, para que la tengan en cuenta en sus decisiones políticas.

Los países del Mediterráneo desde donde zarpan los buques y pateras cargados de inmigrantes estarán obligados a adoptar todas las medidas necesarias para prevenir y luchar contra las mafias que se dedican a esta actividad ilegal. De no ser así, 'los Estados miembros y la Comunidad reexaminarán su cooperación con aquellos países que no cooperen en el combate de la inmigración ilegal', según resaltaron dirigentes comunitarios. Los Quince también instan a los países terceros que sirven de embarque, salida o tránsito de estas embarcaciones a que readmitan 'a todos' los inmigrantes que pretenden entrar clandestinamente en territorio comunitario por vía marítima.

'No es de recibo el que algunos países miren hacia otro lado cuando barcos con más de mil personas están saliendo de su territorio; por eso deben saber que la no colaboración en la lucha contra la inmigración ilegal va a suponer una consideración distinta por parte de la UE', advirtió Rajoy.

Los principios están fijados y la puerta abierta; ahora queda por ver cómo se materializará todo esto y a partir de cuándo. Los ministros de Justicia e Interior han dado mandato al comité de representantes permanentes para que estudie todas las medidas que podrían aplicarse en la UE para hacer frente a estos flujos y, especialmente, 'contra aquellos países terceros que no cooperen' a la hora de combatir la inmigración ilegal y el tráfico de seres humanos.

Los ministros también aprobaron solicitar a la Comisión Europea que presente por separado proyectos de negociación de acuerdos de readmisión con cuatro de los países desde los que más ciudadanos intentan emigrar ilegalmente hacia la UE: China, Turquía, Argelia y Albania. Y para intentar forzar el que se llegue a dichos acuerdos, la UE advierte que se considerará 'un valor añadido' en las negociaciones bilaterales la firma de un pacto de readmisión. El primer intento se hará con los países citados, pero antes de un año se procederá a la identificación de otros Estados con los que sea necesario rubricar acuerdos.

Además, se tendrá que presentar en febrero próximo un estudio para ver cómo se pueden mejorar los controles en las fronteras marítimas en el marco del plan global adoptado el 28 de febrero.

En este sentido, el comisario europeo de Justicia e Interior, António Vitorino, destacó la importancia de que se cree una red que permita controlar el movimiento de los barcos utilizando los sistemas más modernos en el ámbito de las telecomunicaciones y los servicios de guardacostas nacionales, así como el desarrollo de un sistema de alerta rápida.

La UE también llegó a un acuerdo político sobre las condiciones mínimas de acogida de los demandantes de asilo. En la directiva aprobada ayer se establecen unos derechos comunes que tendrán los solicitantes hasta que se resuelva su petición, como al alojamiento, a la asistencia sanitaria o el acceso de los menores a la enseñanza.

También estableció un modelo único para toda la Unión de tarjeta de residencia para inmigrantes legales, que incluirá elementos tecnológicos (incluida una banda magnética) para evitar su manipulación o falsificación.

Inmigrantes nigerianos amotinados para impedir su expulsión desde Murcia, en junio de 2001.
Inmigrantes nigerianos amotinados para impedir su expulsión desde Murcia, en junio de 2001.TITO BERNAL

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción