Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL GRAN DÍA DEL LIBRO

Una mirada que no juzga ni condena

El Rey subraya en su intervención la intensidad de una obra de resonancias clásicas

Extracto del discurso del Rey:

La entrega del Premio Cervantes nos reúne una vez más para celebrar a los cultivadores egregios de la lengua castellana. Este año venimos aquí para expresar nuestro reconocimiento a Álvaro Mutis por la trayectoria singular con que la ha vivido e interpretado. Sean, pues, mis primeras palabras de cordial felicitación por esta distinción, por tantos conceptos merecida. (...) Para Álvaro Mutis, El Quijote es, de entre todas esas obras maestras que ensanchan nuestra capacidad de percepción, y nos proporcionan un conocimiento más intenso del mundo, la que le ha acompañado con mayor fidelidad en su ejemplar itinerario. (...) Antonio Machado, de quien siempre lleva un libro, es otro de sus fieles compañeros. Como lo es también San Juan de la Cruz, el poeta por excelencia para Mutis, y Galdós, Pessoa, Neruda, Álvaro Cunqueiro, Octavio Paz o Gabriel García Márquez. Todos esos nombres nos certifican su amplitud de miras, y su consideración de la literatura como un hecho plural, como plurales son, al fin y al cabo, los hombres y sus visiones.

(...) Su obra está hecha de la misma materia que las de esos clásicos a los que él tanto debe y tanto admira. Los asuntos de sus libros y los espacios por los que transitan sus criaturas son atemporales, y al mismo tiempo, remiten a vidas concretas. (...) En sus poemas y novelas se adivina lo común que comparten los hombres y, a la vez, las diferencias que hacen de cada persona un individuo único. Maqroll el Gaviero, su genial creación, arrastrado de un sitio a otro del ancho mundo por el ímpetu de su destino, tiene reservado un lugar de privilegio en el imaginario de las generaciones presentes y futuras. Construir un personaje de esas dimensiones, un personaje tan impregnado de existencia real, sólo está al alcance de unos pocos elegidos.

Álvaro Mutis es uno de ellos.

(...) El extraordinario escritor y gran amigo de Álvaro Mutis que es el también colombiano Gabriel García Márquez, ha hablado, refiriéndose a la poesía de su compatriota, de 'hermosura quimérica' y de 'desolación interminable'.

Profundas y exactas palabras, que nos hablan de la poderosa impresión que causan en el lector los poemas de Álvaro Mutis, su mirada, de una extraordinaria limpieza, que no juzga, que no condena; a veces desolada; otras, melancólica, y siempre, y sobre todo, piadosa; capaz de descubrirnos los abismos de la vida y, al tiempo, hacernos amar con intensidad esa misma vida.

(...) Para Álvaro Mutis, por fin, el destino, y no el azar, tiene una presencia determinante en la vida de los hombres, aunque no sea siempre evidente. Y el destino, que, según él mismo ha escrito, se mueve en espiral, cierra hoy uno de sus círculos: porque hoy une su nombre al del escritor que más lo ha acompañado en todos los momentos de su riquísimo itinerario vital: al de don Miguel de Cervantes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de abril de 2002