Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sanidad da su aprobación final al primer ensayo de dispensación de heroína en España

240 toxicómanos participarán en la experiencia en Granada y La Línea de la Concepción

La Agencia del Medicamento ha aprobado el ensayo clínico de dispensación de heroína a toxicómanos diseñado por la Junta de Andalucía. El programa, el primero que se desarrolla en España, comenzará en septiembre y durará dos años. Un total de 120 heroinómanos recibirán heroína y metadona durante nueve meses. Los resultados se compararán con otros 120 que tomarán sólo metadona. Percibirán al mes hasta 445 euros (74.000 pesetas) y tendrán que participar en talleres para aprender un oficio. El objetivo es demostrar que con la heroína se facilita la reinserción mejor que con la metadona.

El ensayo se realizará en dos sedes: Granada y La Línea de la Concepción (Cádiz). En cada una, 60 heroinómanos recibirán dos dosis de heroína cada día. Por la noche se les administrará metadona para evitar el síndrome de abstinencia. El grupo control, con el que se compararán los resultados, recibirá una dosis de metadona cada día. Las cantidades dependerán de cada caso.

Los participantes percibirán una ayuda económica, que podrá llegar hasta las 74.000 pesetas del salario mínimo interprofesional. Tendrán que acudir en talleres ocupacionales donde podrán aprender un oficio. 'No se trata de resolverles la adicción, sino de reinsertarlos y acercarlos al sistema sanitario', explicó Pérez Saldaña. Los heroinómanos recibirán el tratamiento durante nueve meses. Como cada semana se incorporarán seis adictos, el ensayo durará dos años. El comisionado andaluz para las drogodependencias, Andrés Estrada, calculó que en otoño de 2004 estarán los resultados. Estrada aseguró que cuando terminen los nueve meses, si el resultado ha sido positivo, pedirán a Sanidad continuar con el tratamiento 'siempre de forma individual'. Ésta sería la llamada heroína compasiva a la que se oponía el comité de expertos. 'Continuar con el tratamiento después del ensayo es algo que se hace en cualquier ensayo clínico', explicó el investigador principal del programa, Joan Carles March.

Los heroinómanos deberán cumplir varios requisitos, como llevar más de dos años inyectándose heroína, haber fallado en más de dos tratamientos con metadona y tener al menos dos de las siguientes características: padecer enfermedades como sida, hepatitis o tuberculosis; problemas de salud mental, o problemas de exclusión social. March estimó que un 30% de los heroinómanos andaluces no participa en los programas con metadona.

El objetivo es demostrar que la prescripción de heroína inyectada es más eficaz que la metadona en la mejora de la salud física y mental y en la integración de los dependientes que hayan fracasado anteriormente.

Además, los investigadores pretenden demostrar también que es más eficaz en la mejora del estado de salud, de la calidad de vida, que disminuye el consumo de heroína ilegal, el de cocaína y el de otras sustancias psicoactivas, en la situación social y en el riesgo de contraer sida o hepatitis.

Los investigadores afirman que detrás del consumo de heroína se encuentra la necesidad de experimentar euforia y, en ocasiones, el intenso placer que ella produce, pero que el heroinómano rara vez consume droga suficiente para alcanzar este efecto. Por ello recurre a otras sustancias psicoactivas como alcohol, tranquilizantes, hipnóticos y cocaína.

Saldaña explicó que el coste del ensayo será de unos 800 millones de pesetas. El 10% será para la compra de la heroína. 'Será Sanidad quien decida quién sintetiza la heroína o si la importamos', señaló Estrada. 'La ley española no permite la utilización de la heroína incautada', explicó Pérez Saldaña.

Cataluña también ha presentado un proyecto para dispensar heroína vía oral. Sanidad informó ayer de que tendrá que esperar al menos un mes para su aprobación, informa Europa Press. A su vez Valencia ha comenzado un protocolo de dispensación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de abril de 2002