Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una mujer mata a tiros a su marido en plena calle en Granada

La pareja había mantenido instantes antes una fuerte discusión

Una mujer de 37 años mató ayer a su marido a tiros en plena calle en un barrio de Granada después de haber mantenido con él una fuerte discusión. Tras dispararle varias veces, la mujer decidió entregarse a la policía por temor a sufrir una venganza por parte de los familiares de su marido.

Los hechos ocurrieron en torno a las 13.45 horas, cuando Carolina F. H. inició una fuerte discusión con su esposo, Luis M. L. S., de 45, en el domicilio que ambos compartían con sus cuatro hijos en la calle Martín Pinzón, 66, del barrio de Cartuja, uno de los más conflictivos y marginales de Granada, situado en la zona norte de la ciudad.

En un momento de la discusión, el marido abandonó el hogar. La mujer, acompañada de un sobrino, salió detrás de él armada con una pistola de calibre mediano y le disparó varias veces, hasta diez, según algunos vecinos que escucharon las detonaciones. En el tiroteo resultó afectado un vehículo del matrimonio, sobre el que dieron varios impactos y contra el que la mujer golpeó después de haber atacado al esposo.

Llevado por desconocidos

El cuerpo del marido fue recogido por personas cuya identidad no ha trascendido y que lo trasladaron en una furgoneta para dejarlo depositado a las puertas de un hospital granadino creyéndole aún vivo. Los ocupantes de la furgoneta se marcharon a toda velocidad, según algunos testigos que estaban en el centro. Una vez que el personal sanitario comprobó que estaba muerto, el cadáver de Luis M. L. S. fue trasladado al Instituto Anatómico Forense para que se le practicase la autopsia.

Familiares del fallecido comentaron que la causa del ataque podría estar relacionada con un asunto de drogas en el matrimonio, ya que el marido era consumidor habitual de estupefacientes. La mujer se entregó posteriormente a la policía por temor a las represalias que pudiera sufrir por parte de parientes de su esposo.

La zona en la que se produjeron los hechos es una de las más marginales y conflictivas de Granada y en donde habitualmente se producen redadas policiales para detener a traficantes de drogas. Vecinos de la pareja comentaron que las relaciones eran buenas entre los dos, aunque a veces mantenían fuertes discusiones por diferentes causas.

Los familiares del esposo reclamaron ayer que el cuerpo del fallecido sea velado en su domicilio antes de ser enterrado en el cementerio de Granada. La Policía Judicial, que se ha hecho cargo de las investigaciones en el caso, trata también de comprobar la implicación del sobrino de Carolina F. H., de unos 18 años, que la acompañaba cuando cometió el homicidio y que pudo haberla ayudado en su agresión contra Luis M. L. S., quien era conocido en el barrio como Ico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de abril de 2002