Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuatro operaciones en seis meses

El sector de la construcción se encuentra en plena ebullición y Dragados ha estado en el centro de los grandes movimientos de los últimos seis meses. Tras un intento fallido de fusión con su rival Sacyr a final de 2001, el grupo acaba de comprar la primera constructora de Holanda y su concesionaria de autopistas se ha enzarzado en una batalla con Acesa por el control de Iberpistas.

La fiebre de las operaciones empresariales es contagiosa. 'Generan mimetismo', respondió ayer Santiago Foncillas a preguntas sobre posibles movimientos inminentes en el sector durante un encuentro con periodistas previo a la junta de accionistas de hoy. Pocas horas después, el SCH pasaba el control del grupo Dragados a ACS. El sector de la construcción en España se encuentra muy fragmentado y las compañías buscan ganar tamaño para evitar operaciones hostiles de compra. Esta misma semana, por ejemplo, la constructora FCC anunció que absorberá a su filial Portland Valderrivas mediante un canje de acciones.

Pero la más activa ha sido, de momento, Dragados. Sacyr fue su primer intento. Hubo negociaciones serias para la fusión, pero acabaron en nada a finales de octubre pasado por discrepancias sobre el precio de la operación. Después de la ruptura, Dragados comenzó a mirar al exterior y acaba de culminar una de las operaciones de concentración más importantes del sector en Europa: la compra de la holandesa HBG por 756 millones de euros.

Con el objetivo de ir más allá en su proceso de diversificación, la concesionaria de autopistas Áurea, controlada por Dragados, acaba de lanzar una contraoferta pendiente de aprobación por la CNMV para comprar Iberpistas, una empresa por la que también ha presentado una primera oferta Acesa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de abril de 2002