Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dimite el jefe del Ejército holandés por el informe de Srebrenica

Ad van Baal, de 55 años, comandante en jefe del Ejército de Tierra, se convirtió ayer en el primer mando militar holandés que abandona su cargo por la matanza de Srebrenica. El general era el número dos de las fuerzas terrestres en 1995, cuando las tropas serbobosnias de Ratko Mladic asesinaron a 7.500 varones musulmanes en dicho enclave, protegido por cascos azules enviados por La Haya. Aunque significativa, su marcha quedó algo oscurecida por la comparecencia parlamentaria de Wim Kok, primer ministro socialista dimisionario, que explicó las razones de la caída, el martes, de su Gobierno, como la única forma de afrontar la responsabilidad política por la matanza.

Más sereno, pero con evidentes muestras de amargura en el rostro, Kok aseguró que su dimisión era un acto político al que no cabía buscarle motivos personales. 'He asumido una responsabilidad como primer ministro y lo que de veras lamento es que la comunidad internacional no fuera capaz de evitar la tragedia de Srebrenica', dijo. También repitió que la decisión de marcharse había sido suya, si bien coincidió en el tiempo con el anuncio de Jan Pronk, ministro de Medio Ambiente, de dimitir por lo ocurrido. Pronk era titular de Ayuda al Desarrollo hace siete años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de abril de 2002