Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CNMV descubrió en 1999 que el HSBC ocultaba a los principales titulares de sus fondos

La inspección destapó la existencia de cinco partícipes con 45 millones de euros invertidos

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) inspeccionó a la gestora de fondos del Hong Kong and Shangai Banking Corporation (HSBC) y descubrió en octubre de 1999 cuentas secretas cuya ilegalidad denunció. Detalló también anomalías que exigían una 'inmediata rectificación', como la ocultación de cinco partícipes significativos (la filial suiza del banco, otro banco suizo de inversiones, una correduría de seguros y dos particulares) con más de 45 millones de euros invertidos (casi 7.500 millones de pesetas). También denunció movimientos de dinero sin consentimiento de los clientes y a través de cuentas únicas (como en Gescartera).

El informe sobre la inspección a la gestora HSBC Fund Management España permanecía hasta ahora oculto pese a los requerimientos que había hecho el PSOE para que la CNMV remitiese al Congreso el expediente de la investigación oficial. La única noticia que conocen los grupos parlamentarios es que el Banco de España descubrió 138 cuentas secretas en el HSBC por valor de 11.292 millones de pesetas. Tres años después de la inspección de la CNMV, los grupos parlamentarios aún ignoran la titularidad de dichas cuentas. El HSBC remitió hace varios meses a la Audiencia Nacional información sobre las mismas cuyo contenido no se ha hecho público.

La auditoría al fondo inversor de HSBC llevaba la rúbrica de David Vives, el entonces jefe de Supervisión de CNMV. Vives había destapado unos meses antes el supuesto fraude de Gescartera, que tuvo al HSBC como su principal banco. 'La sociedad gestora deberá informar a la CNMV de las participaciones significativas que tuviera el British Bank of Middle East (BBME), a través de las denominadas subcuentas, distinguiendo las que mantuviera por cuenta propia y por cuenta de terceros', escribió Vives en su informe. Y añadió: 'Si algún cliente del BBME fuera titular indirecto de participaciones significativas, esta entidad debería solicitar de su cliente conformidad para identificarse ante la sociedad gestora para que ésta pudiera cumplir con sus obligaciones legales ante la CNMV; todo ello, con independencia de las obligaciones que afectan a los titulares de participaciones significativas'. Los inspectores de la CNMV sólo obtuvieron del HSBC un listado con una treintena de clientes identificados como BBME (las siglas del banco suiza) y un número.

Partícipes significativos. La sociedad gestora no había comunicado tampoco participaciones significativas de los fondos de inversión que gestionaba. La inspección de la CNMV citaba que había omitido el deber de comunicar la identidad de partícipes significativos en los fondos de inversión Midland Eurowealth FIM, Midland Global Acciones FIM, Midland Bolsa FIM, Midland Renta Neutral Fim y Midland Euroinversión cuyo porcentaje en cada uno de ellos no bajaba del 22% y llegaba hasta el 33%. El British Bank of Middle East (un banco vinculado al HSBC en la ciudad suiza de Ginebra) contrataba dos de los fondos de inversión del HSBC España a través de la subcuenta 86 sin notificárselo a la CNMV.

Todas estas participaciones significativas de titularidad anónima sumaban un monto que superaba los 45 millones de euros.

Operaciones anómalas. La inspección del director de Supervisión de la CNMV sobre el fondo inversor del HSBC descubrió también prácticas que resultaban un calco de las que el propio David Vives había denunciado unos meses antes al analizar la gestión de la sociedad gestora Gescartera. 'La documentación correspondiente a operaciones de partícipes cuyos patrimonios son gestionados por Asesores y Gestores Financieros AV se remite a esta sociedad sin que conste el consentimiento de los partícipes. Asimismo, los movimientos de efectivo relacionados con las operaciones de estos clientes se realizan contra una misma cuenta bancaria cuyo titular es la citada agencia, sin que la sociedad gestora cuente con la debida autorización de los partícipes', señaló Vives. Y se añadía que la sociedad gestora 'no cuenta con la escritura de apoderamiento del administrador de una sociedad cuyo patrimonio es gestionado por Midland Bank, sucursal en España'.

Error en la valoración. El informe de la CNMV advertía errores en la valoración de las carteras. por supuestas aplicaciones incorrectas informáticas. Todo ello producía una valoración artificial a la baja de las obligaciones respecto del mercado. Por ello, se exigía al HSBC 'revisar el procedimiento utilizado para la introducción y procesamiento de las cotizaciones de mercado'. La auditoría denunciaba que en ocasiones la gestora del fondo de inversiones del HSBC utilizaba como referencia cotizaciones dadas por teléfono, y, en este sentido, 'carecía de procedimientos alternativos que permitieran el contraste de esa valoración'.

Compraventas olvidadas. La sociedad gestora compró 200 accione de Elf Aquitaine el 31 de marzo de 1999, pero no anotó la compra hasta el 5 de mayo de 1999. Como consecuencia de este hecho, se produjo una 'infravaloración del fondo', según la inspección de la CNMV.

Retenciones incorrectas. 'La sociedad gestora está practicando de forma incorrecta las retenciones sobre los incrementos de patrimonio generados por los reembolsos'.

Retenciones superiores. La CNMV denunció que el fondo del HSBC cobraba a sus clientes comisiones superiores a las publicitadas en los folletos.

Liquidaciones erróneas. 'En la liquidación de operaciones de compraventa de valores extranjeros es muy habitual que se produzcan diferencias entre lo contabilizado por la gestora y lo comunicado por el banco liquidador'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de abril de 2002