Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy afirma que España tiene una de las tasas más bajas de criminalidad de la UE

El ministro del Interior replica al PSOE con el argumento de que los delitos empiezan a bajar

El ministro del Interior, Mariano Rajoy, respondió ayer en el Congreso con un alud de datos a la interpelación del PSOE sobre las medidas a tomar para atajar el crecimiento de los delitos. Rajoy explicó que en febrero se ha quebrado la tendencia al alza de la delincuencia de forma 'esperanzadora' (un 8,87% menos que en enero) y sostuvo que España tiene la quinta tasa más baja de criminalidad por cada 1.000 habitantes de la UE. Los socialistas calificaron de 'desbarajuste' y 'tomadura de pelo' la política de seguridad del PP, y añadieron que fomenta la seguridad privada.

La interpelación fue defendida por Victorino Mayoral, portavoz socialista de Interior, quien, tras prevenir al ministro de las posibles consecuencias de una respuesta bronca, subrayó cómo la delincuencia creció durante 2001 'en más de un 10%, según el propio ministerio, pero un 12,8% a juicio de los expertos'. El diputado insistió en su tesis de que Interior está maquillando los datos de la delincuencia para contener en el papel el incremento real y descalificó las causas del alza que hasta el momento ha dado la Administración. A saber: aumento de población, inmigración ilegal, multirreincidencia, facilidad para denunciar, descenso de las plantillas de las fuerzas de seguridad (incluyendo el destino de 4.400 agentes para escoltas por culpa del terrorismo), aumento de las segundas viviendas o presión de las compañías de seguro.

Rajoy comenzó con una catarata de datos que expuso aceleradamentes por falta de tiempo. Así, explicó que entre 1982 y 1995, antes de la llegada del PP, la delincuencia creció un 160%, frente a un 20,70% durante el actual sexenio popular. Y esgrimió el dato de febrero pasado, en el que 'se ha producido una disminución del 8,87% de las infracciones penales respecto al mes anterior'. 'Y si hablamos de infracciones contra el patrimonio [robos]', continuó, 'éstas bajan un 10,52%. Es un dato esperanzador, aunque no muy significativo'.

El vicepresidente insistió en que el crecimiento de la delincuencia es general en Europa, y dio el dato de que la tasa de algo más de 48 infracciones por cada mil habitantes que registra España es muy inferior a la de los países de nuestro entorno, salvo Grecia, Portugal, Irlanda e Italia. Según Rajoy, Alemania tiene una tasa de 76 delitos por cada mil habitantes; Suecia, 135; Dinamarca, 93; Bélgica, 83; Países Bajos, 78; Austria, 61 Finlandia, 74, Francia, 68; Reino Unido 98, y Luxemburgo 52.

Además de las causas antedichas, que según el ministro justifican el aumento de la delincuencia, Rajoy agregó una más: 'Los nuevos tipos delictivos, entre los que habría que apuntar los delitos por Internet y, sobre todo, las sustracciones de móviles'.

El titular de Interior dejó el tramo final para las medidas a tomar, ya anunciadas en días pasados: más policías y guardias civiles, juicios rápidos, expulsión de los extranjeros delincuentes, creación de unidades específicas para combatir delitos concretos y crecimiento de las inversiones en seguridad del Estado (un 48,11% en los Presupuestos de los dos últimos años, dijo).

Mayoral, pese a dar al ministro la 'enhorabuena' por el 'tono correcto' que utilizó, descalificó los argumentos de Rajoy: 'No ha dicho nada, y eso nos llama la atención y nos llena de temor'. Mayoral afirmó que el Gobierno 'no acierta a encontrar soluciones' al crecimiento de la inseguridad, por lo que, a su entender, ha hecho 'lo más fácil, que es recomendar a los ciudadanos que contraten seguridad privada'. A su entender, el Plan Policía 2000, eje del combate a la delincuencia en las ciudades, 'es un completo fracaso' cuyos resultados 'son irreales' debido al 'maquillaje de datos'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de marzo de 2002