Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP zanja en el Congreso el bulo sobre González y atribuye al PSOE un montaje político

El PP rechazó ayer la reprobación de los ministros portavoz y de Exteriores, Pío Cabanillas y Josep Piqué, así como la destitución del embajador en Marruecos, Fernando Arias-Salgado, solicitadas por el PSOE, para que asuman su responsabilidad política por haber fabricado una operación contra el ex presidente del Gobierno Felipe González 'con la invención' de entrevistas con autoridades marroquíes, en lo que fue un viaje privado. Apoyaron la reprobación el PSOE, IU, PNV, y parte del Grupo Mixto. Los populares junto a CiU y CC rechazaron la moción. El PP también denegó ayer la comparecencia del director del Cesid Jorge Dezcallar.

La intervención del diputado socialista Manuel Marín ayer le pareció al representante del PP, Ignacio Gil Lázaro, más moderada que la 'exageradamente desproporcionada' de la semana anterior. Atribuyó el 'giro' a la presencia del líder del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, ausente por enfermedad la pasada semana. Ayer no acudieron Piqué ni Cabanillas.

Tapar dislates

Con esta votación el PP da por zanjada, 'la operación política' que el PSOE ha montado para 'tapar dislates y contradicciones internas'. Ante las acusaciones del PP los socialistas mostraron su disconformidad con fuertes murmullos al entender que los populares les estaban acusando de 'montar la operación', volviendo la situación del revés. Marín revivió los hechos que le llevaban a pedir responsabilidades políticas a Cabanillas, Piqué y el embajador. 'Responsabilidad del portavoz por filtrar al periódico que se prestó y del titular de Exteriores por dar cobertura'.

El reproche al embajador se basó en que había faltado a su obligación de custodia de informes. Marín consideró inédito que el primer ministro marroquí, Abderramán Yussufi, se viera obligado a desmentir una información dada por otro Gobierno. Al diputado socialista le parece del todo rechazable que el Gobierno siguiera adelante con la 'mentira' pese a que tanto el ex presidente como un consejero del primer ministro marroquí hubieran desmentido entrevista alguna. 'Es un error por su parte, en el siglo XXI, volver otra vez con la historia del conde Don Julián que vendió España al moro Muza'.

Pero el portavoz del PP consideró que es suficiente con la petición de disculpas del Gobierno pero 'otros necesitan la teoría de la conspiración para tapar otras cosas'. Después se refirió a que fue el PSOE el interesado en montar una operación política y para que no quedara duda terminó: 'Si la representación hubiera sido para ustedes, señores socialistas, un éxito, no podríamos aplaudir al autor, porque como siempre está ausente', dijo en alusión a González.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de marzo de 2002