LA CRISIS DE LA SECUNDARIA

Más recursos para afrontar la diversidad de alumnos

Educación

En el tema de los itinerarios, independientemente de cómo se diseñen, lo importante es contar siempre con la opinión del profesorado, de los padres y de los alumnos. Y que siempre sean itinerarios comunicados entre sí, porque sólo de esta forma se garantizará la igualdad de la enseñanza', sostiene Luis Jarana, psicólogo y orientador, del centro de Sevilla.

La orientadora de Leganés, Sara Acuña es tajante. 'A los orientadores nos rechazaron visceralmente los profesores de bachillerato cuando empezamos. Ahora nos ven ya como un recurso, y no como una pega. Pues bien, nuestro esfuerzo de años para detectar alumnos con dificultades de aprendizaje, para orientarles académicamente, reforzarles, hacer planes de motivación para que el alumnado no se descuelgue, intentar que el profesorado no se quite de en medio al alumno problemático, cuando estamos ya avanzando en todo eso, coge el Ministerio y nos hace tres itinerarios. Eso es tirar nuestro trabajo de integración y el esfuerzo del profesorado por atender a chicos con dificultades en todas las áreas. Nos obligaron a integrar y ahora nos obligan a segregar. Esto es sólo poner el problema en otro sitio. Además para atender esas clases se necesita estar más preparado que para las otras, siempre que el objetivo sea sacarlos adelante', afirma.

Edita Villamide, directora del centro de Majadahonda, cree que los itinerarios 'discriminan a todos los niveles a una serie de alumnos, porque el que tenga dinero tendrá profesores particulares'. 'El sentir general de los profesores de este centro es que no quieren lo itinerarios, sí que haya más medios y profesores de apoyo, pero no itinerarios porque hay alumnos que maduran más tarde que los demás. Hay unos programas de diversificación que están dando muy buenos resultados, en los que hay alumnos que luego acceden al bachillerato e incluso que van a la Universidad. Nosotros los tenemos. Y eran alumnos que tenían dificultades de aprendizaje por muchos motivos, a veces por problemas familiares, a veces porque no maduraron lo suficiente a una determinada edad', dice Villamide.

José Luis, profesor de Administrativo en la FP en Majadahonda dice que 'con los itinerarios se va a lanzar el mensaje de que los que vengan a la FP son los que se considera que no valen para otra cosa, a pesar de que a esa edad se cambia muchísimo. Los chavales que realmente no quieren estudiar hay que darles una formación que les permita manejarse en la vida. Y si un chaval no quiere estudiar, le puedes ofrecer módulos de FP que sean de su interés y que le servan para su trabajo futuro o presente, según las necesidades laborales de su zona'. Edita Villamide pide 'sobre todo más recursos, y profesores de apoyo, que estén por las tardes para actividades como deporte, e incluso algunas de refuerzo para determinados alumnos'.

Hay centros que permanecen abiertos por las tardes, pero gracias al voluntarismo de algunos profesores, que acuden fuera de su horario de trabajo a organizar actividades. Un ejemplo es el profesor de Educación Física del centro de Majadahonda que los martes y jueves preparar al equipo de baloncesto y organiza campeonatos los fines de semana. 'Pero un sistema educativo no puede basarse en este voluntarismo, ni utilizar estas iniciativas como argumento para demostrar que se hacen cosas en los centros. Hay que invertir para hacer una oferta para todos los alumnos de actividades extraescolares', señala la directora Edita Villamide.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS