Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

González advierte de que revelará cómo se urdió el bulo si Aznar y sus ministros mienten en el Congreso

Felipe González esperará a escuchar las explicaciones que den la semana próxima en el Congreso el presidente José María Aznar y sus ministros portavoz y de Exteriores, Pío Cabanillas y Josep Piqué, respectivamente, sobre la filtración del bulo acerca de sus inexistentes entrevistas con el rey Mohamed VI y el primer ministro marroquí, Abderramán Yussufi.

Pero el ex presidente advirtió: 'Si siguen mintiendo, contaré cómo lo han montado, porque sé que se urdió en Moncloa. Me preocupa más que, teniendo la responsabilidad de presidir la Unión Europea, Moncloa se dedique a esta tarea (...)', concluyó González, que asistió a un acto con motivo del Día de la comunidad andaluza.

Además de la comparecencia de Piqué en la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso, prevista para el jueves, el PSOE ha elaborado una batería de preguntas que formulará en la sesión plenaria del miércoles al jefe del Ejecutivo y al ministro portavoz.

'¿Siguen mereciendo su confianza los dos ministros responsables de una falsa noticia sobre supuestas entrevistas (...)?', preguntará, por ejemplo, el secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, y la diputada Mercedes Gallizo intentará averiguar si la intoxicación forma parte de la política informativa del Gobierno.

El Grupo Parlamentario Socialista ha solicitado también que acuda el director del Cesid, Jorge Dezcallar, ex embajador en Marruecos, a la Comisión de secretos oficiales, aunque es probable que la mayoría popular en el Congreso lo impedirá.

Por si no bastasen las preguntas, los socialistas interpelarán, el mismo miércoles, al vicepresidente primero, Mariano Rajoy. La ofensiva parlamentaria concluirá presumiblemente dentro de un par de semanas con la votación de una reprobación a los ministros Cabanillas y Piqué.

Este último pidió el pasado miércoles disculpas a González y a Yussufi, pero el líder socialista se ha negado a aceptarlas. 'Cuando se comete un error grave' y con 'mala intención, las disculpas no sirven', afirmó Rodríguez Zapatero.

Piqué recuperó ayer un tono más vehemente en Granada en las declaraciones que hizo en los pasillos de la reunión entre la UE y las monarquías del Golfo. 'Entiendo', dijo, 'que el partido socialista intente explotar este hecho, que yo ya he calificado de anecdótico y me reitero en esa calificación; y debo decir que no me extraña, porque el PSOE tiene que buscar cosas que le hagan olvidar las malas noticias que le ofrece la realidad todos los días', ironizó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de marzo de 2002