Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fundación Oteiza aduce que no tiene 'constancia oficial' de la demanda

La mitad de los miembros del patronato no asistieron a la reunión

El patronato de la Fundación Jorge Oteiza decidió ayer ignorar la demanda judicial interpuesta por los vocales críticos de la institución y, reunido en Pamplona con carácter extraordinario, acordó ejecutar de inmediato la designación de Alberto Rosales como director del museo de Alzuza, en el que se expondrá la herencia artística, documental y personal del artista guipuzcoano.El cisma en el seno del órgano encargado de gestionar la herencia legada por Oteiza al pueblo navarro hace ahora diez años parece insalvable. Sólo la vía judicial, iniciada por cuatro de los ocho vocales del patronato, determinará si la firma del contrato de alta dirección con Alberto Rosales es válida.

El sector oficial del patronato aseguró ayer que, tras las divergencias de criterio que el perfil de Rosales generaba, el 13 de noviembre pasado se ofreció a los críticos la posibilidad de consensuar un nuevo nombre, sin que la propuesta fuera aceptada. Rosales ya había sido elegido por votación seis meses antes tras unsa selección en la que quedó finalista junto al pintor Xabier Idoate.

Pese a tratarse de una fundación privada en la que el Gobierno foral sólo cuenta con dos de los ocho vocales del patronato, la reunión se celebró una vez más en la propia sede del departamento navarro de Educación y Cultura. Asistieron el presidente del patronato, el constructor Juan Huarte; Marisa Sáenz de Oiza, hija del autor del proyecto arquitectónico de Alzuza; el consejero de Educación y Cultura, Jesús Laguna, y el director de la institución cultural Príncipe de Viana, Juan Ramón Corpas. Faltaron los cuatro vocales críticos -José Ángel Irigaray, Juan Antonio Urbeltz, Jaione Apalategi y Xavier Morrás-, promotores de la demanda contra el nombramiento de Rosales.

Tras la reunión, Huarte difundió un comunicado en que declina responder a las 'descalificaciones y falsedades de Carlos Catalán [a quien Oteiza ha nombrado su albacea artístico] y su grupo'. La nota llegó a los medios de comunicación con el membrete del gabinete de prensa del Gobierno foral.

Huarte precisa que el patronato se personará en la demanda y añade: 'Por el respeto que nos merece Jorge Oteiza, la Fundación va a sostener la misma postura de cumplir la voluntad fundacional establecida en los estatutos y va a seguir manteniendo su discreción'.

Al no tener 'constancia oficial' de la demanda judicial, el patronato, a propuesta de su secretario, Juan Ramón Corpas, decidió ejecutar la firma del contrato de alta dirección de Rosales por un año prorrogable y los restantes acuerdos de la reunión del 31 de enero.

Los cuatro vocales críticos consideran que se ha traicionado el espíritu con el que Oteiza creó la fundación. El propio artista, de 93 años, suscribió días atrás esa consideración y exigió la designación como nuevo vocal del patronato de Carlos Catalán. El PSN-PSOE también expresó su sospecha de que UPN desea controlar 'políticamente' la fundación.

El sector oficial se defendió ayer exponiendo las cifras de la inversión realizada en el complejo de Alzuza (7,5 millones de euros), pagada íntegramente por el Gobierno foral, y reiterando que ya se ha aprobado el proyecto de rehabilitar la casa de Oteiza, inventariado su obra y acordado crear una cátedra de investigación en la UPNA, que dirigirá Pedro Manterola.

Un diseño personal

El propio Jorge Oteiza diseñó personalmente un patronato para su Fundación-Museo formado por ocho miembros elegidos de entre 'representantes del mundo cultural' en el que, a partes iguales, quedaba recogida su concepción del arte vasco, y la necesaria presencia de su amigo Francisco Sáenz de Oiza, su antiguo mecenas Juan Huarte y dos representantes del Gobierno navarro, que asumió la financiación del proyecto a cambio del legado de Oteiza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de febrero de 2002

Más información