Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La derecha pide a Sharon que acabe con Arafat o dimita

La derecha israelí ha lanzado un mensaje claro al primer ministro Ariel Sharon: o acaba con la Autoridad Nacional Palestina o pone fin a su Gobierno de Unidad Nacional. La ofensiva esta impulsada por una buena parte de los partidos nacionalistas y religiosos que forman parte del Ejecutivo, al que se ha unido un sector importante de su propia formación, Likud, detrás de la cual se esconde el ex primer ministro Benjamín Netanyahu, convertido desde hace meses en nuevo caudillo de los intransigentes.

Las andanadas más foribundas desde la derecha las ha lanzado la coalición de la Unión Nacional de Israel Beituni, que ayer recordaba a Sharon que 'fue elegido para traer la seguridad' y que 'si no puede controlar la situación, tiene que tomar una decisión sobre su futuro inmediatamente'.

Otro vociferante, Isaac Ley, del Partido Nacional Religioso, que tiempo atrás ayudó a derrocar la coalición dirigida por Netanyahu, ha amenazado también de manera directa a Sharon, al anunciar: 'Si el primer ministro no puede poner fin al terror debe dejar a algún otro hacerlo'. Por si su mensaje no fuera lo suficientemente claro ha recalcado: 'Debería decir: prometí paz y seguridad. He fracasado. Me voy a casa'.

El diputado del partido Herut, Michael Kleiner, acusó a Sharon de vivir bajo los fantasmas de la guerra de Líbano, pero le recordó a continuación que 'el futuro del Estado es más importante que el futuro del Gobierno' y que 'si el Gobierno no se decide a reocupar los territorios de la Autoridad Palestina, entonces debería disolverse el Parlamento'.

A pesar de todas las presiones recibidas de sus aliados naturales, Ariel Sharon optó ayer por no discutir el tema. Dejo encima de la mesa las propuestas concretas contra Arafat, entre las que se encuentran impedirle los contactos con los diplomáticos y emisarios internacionales. El primer ministro zanjó la discusión y anunció que hoy comparecerá en televisión para explicar la situación al país.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de febrero de 2002