Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de jóvenes vascos se concentran en silencio en repulsa por el atentado de ETA contra Madina

El joven político socialista sigue en estado grave, pero da muestras de buen humor con los médicos

Miles de jóvenes participaron ayer en las concentraciones que se celebraron en silencio en las tres capitales vascas y en centros universitarios y de enseñanza secundaria para mostrar su repulsa por el intento de asesinato, el pasado martes, de Eduardo Madina, dirigente de las Juventudes Socialistas de Euskadi. Madina permanecía ayer hospitalizado en estado grave, pero su evolución es favorable e incluso dio muestras de buen humor en su conversación con los médicos que le atienden. El joven sufrió la amputación de su pierna izquierda tras estallar en Sestao la bomba lapa adosada a su vehículo.

Las concentraciones habían sido convocadas por todas las organizaciones juveniles de los partidos democráticos vascos, los sindicatos UGT, ELA y CC OO y el Consejo de la Juventud de Euskadi. Faltaron los de siempre: Batasuna y su entorno. La normalidad sólo amenazó con romperse en el campus de Leioa (Vizcaya) de la Universidad del País Vasco, donde unos 20 contramanifestantes de la izquierda abertzale, que portaban una pancarta a favor del traslado de los presos de ETA a Euskadi, se colocó en el lugar habitualmente utilizado en los actos de repulsa a la violencia. Después de unos momentos de tensión, en los que algunos profesores les recriminaron su actitud, las dos concentraciones se disolvieron sin incidentes.

En la Plaza Moyúa de Bilbao, en pleno corazón de la ciudad, participaron varios centenares de manifestantes que permanecieron diez minutos en silencio. Además de amigos del herido y dirigentes de organizaciones juveniles, acudieron el alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna (PNV); los consejeros del Gobierno vasco Javier Madrazo (IU-EB) y Álvaro Amann (PNV), numerosos dirigentes del PSE, y algunos de otras formaciones.

En la plaza del Buen Pastor de San Sebastián, una pancarta con el lema 'ETA no, paz y libertad', portada por Lore Suárez, presidenta de las Juventudes Socialistas en Guipúzcoa, encabezó la concentración. Asistieron el alcalde de la ciudad, Odón Elorza (PSE), y dirigentes de todo el espectro político. En Vitoria, un grupo de jóvenes y delegados sindicales secundaron una marcha que partió de la Facultad de Ingeniería y concluyó frente al ayuntamiento. Por la tarde, más de mil vecinos del barrio bilbaíno de Arangoiti, del que es vecino Madina, se manifestaron en silencio.

El Departamento de Interior ha comunicado al sindicato LAB, próximo a Batasuna, que traslada la manifestación convocada por la central para el próximo sábado en Bilbao al 9 de marzo. Asimismo, advierte de que si no se acepta el cambio que propone 'la manifestación quedará prohibida'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de febrero de 2002